lunes, 31 de agosto de 2015

Principales Plumas Nacionales


Editorial EL UNIVERSAL,  La Sedesol de 2018

Algo de bueno tendrá José Antonio Meade que ha sido nombrado titular en cuatro secretarías de Estado en dos gobiernos federales de partidos políticos diferentes, el de Felipe Calderón y ahora el del presidente Peña Nieto. La experiencia acumulada en Energía, luego Hacienda y después Cancillería habrá de reflejarse en el cargo recién asumido por Meade como secretario de Desarrollo Social. El reto que tiene enfrente es el más grande: sacar de la pobreza a millones de personas.

Lograrlo, por supuesto, no está sólo en sus manos. Como se ha dicho en este mismo espacio, es inexistente la política social que compense lo que sólo el crecimiento económico sostenido puede proveer: riqueza y, en consecuencia, empleos. Sin embargo, desde Sedesol se puede instrumentar la articulación de esfuerzos de todo el gobierno federal y de las demás instancias de gobierno locales para anclar el potencial económico del país a las oportunidades de educación y de capacitación laboral que los programas sociales pueden aportar.

En entrevista para este diario, Meade dice sobre la Secretaría: “Los resultados de la Cruzada han sido satisfactorios. Se logra abatir de una manera muy relevante una carencia que era especialmente dolorosa y habremos de redoblar nuestros esfuerzos, utilizando la medición para identificar qué está funcionando bien y dónde tenemos que hacer ajustes”.

Muchas suspicacias entre partidos y gobernantes de oposición generó la Cruzada contra el Hambre al inicio de la presente administración. Hay zonas del país donde las conversaciones para comenzar a implementar los apoyos duraron meses. La llegada de un personaje como Meade, acostumbrado al trato con diferentes fuerzas políticas y en ámbitos muy diferentes entre sí, podría ayudar a derrumbar esas resistencias.

Dice sobre su nuevo encargo: “La idea a esta mitad del ejercicio es renovar esfuerzos, trabajar con más ganas, con más fuerza en asegurar que los resultados se alcancen”. Quizá le faltó agregar también la palabra inventiva. Porque cuando menos desde el gobierno de Luis Echeverría se han lanzado programas sociales contra la pobreza y no sólo ninguno lo ha logrado, sino que durante ese tiempo la proporción de mexicanos que están en esa categoría se mantiene en cerca de la mitad de la población.

Bajo Reserva Periodistas EL UNIVERSAL 

El hombre más cercano a Peña

Luego de los cambios realizados por el presidente Enrique Peña Nieto a su gabinete, mucho se ha hablado de aquellos que entraron a la zona de presidenciables, sin embargo, nos hacen ver que hoy por hoy Francisco Guzmán Ortiz, un joven de 35 años, de los cuales 11 los ha trabajado muy de cerca con el presidente Peña, se ha convertido en uno de los políticos con mayor poder en el Ejecutivo federal. Guzmán, licenciado en Economía por el CIDE y con estudios de maestría en Gerencia Política por la Universidad George Washington, ocupará el cargo que hasta la semana pasada tuvo Aurelio Nuño, ahora secretario de Educación Pública. Nos dicen que don Francisco ha comenzado a tomar las riendas de la Oficina de la Presidencia y contacto con algunos de los miembros del gabinete, muchos de ellos recibirán por medio de él instrucciones del Presidente. Hace poco más de 11 años el presidente Peña decidió darle una oportunidad a este personaje, que entonces tenía sólo 24 años de edad y que hoy será uno de los funcionarios que estará más cerca de las decisiones presidenciales.

La investigación del caso Narvarte

Por segunda ocasión varios centenares de periodistas, escritores, activistas y personalidades nacionales e internacionales exigirán por medio de un desplegado, auspiciado por las organizaciones extranjeras PEN y AVAAZ, que el presidente Enrique Peña Nieto garantice el esclarecimiento inmediato de la muerte del fotoperiodista Rubén Espinosa, quien junto con otras cuatro mujeres fue asesinado en un departamento de la colonia Narvarte en la capital del país, así como los crímenes contra otros periodistas en México. Demandan la investigación sin contemplaciones de los funcionarios estatales y municipales que, en cada caso, hayan estado involucrados. En México, nos dicen, el desplegado fue impulsado por los periodistas y escritores Alma Guillermo Prieto, Guillermo Osorno, Juan Villoro, así como por el salvadoreño Carlos Dada y el estadounidense Jon Lee Anderson. ¿En el caso de Rubén Espinosa el gobierno federal estará dispuesto a investigar un asesinato que corresponde a las autoridades capitalinas esclarecer?

La canciller Ruiz Massieu

Aunque a muchos les sorprendió la designación de Claudia Ruiz Massieu como secretaria de Relaciones Exteriores, en realidad, nos explican, la decisión se tomó debido a que después del hoy ex canciller José Antonio Meade, doña Claudia es la funcionaria de alto nivel con mayor presencia en el extranjero. Ruiz Massieu, hasta la semana pasada secretaria de Turismo, era quien en mayores ocasiones realizó giras en conjunto con el canciller Meade y deja la Sectur luego de haber cumplido con la meta de regresar a México al “top 10” de los países más visitados del mundo.

Jacqueline Peschard, Tercer Informe. Más de lo mismo

El 1 de septiembre ha dejado de ser la fiesta del Presidente, en la que rendir ante el Congreso el Informe sobre el estado de la administración pública era el pretexto para que la clase política manifestara su lealtad al primer mandatario. El contenido del Informe era lo de menos, lo importante era la imagen de unidad y disciplina, para reivindicar a la figura del jefe de Estado y de gobierno. Hoy, con una comunidad política plural y una opinión pública más crítica e influyente, seguimos sin tener un Informe Presidencial que honre su valor sustantivo que es el de rendir cuentas ante el Congreso y, a partir de ahí, abrir la puerta para la deliberación entre legisladores y titulares de las diferentes dependencias gubernamentales sobre los programas de gobierno en concreto.

Es más, el Presidente ya ni siquiera asiste a la sede del Congreso para rendir su Informe, sino que al día siguiente y en su casa, el Palacio Nacional, convoca a invitados personales de diferentes sectores públicos y privados para, desde ahí, enviar su mensaje político, que solía ser el momento culminante del Informe Presidencial. Si antes el Informe era el emblema del presidencialismo y de la falta de relevancia política del Poder Legislativo, hoy, lo que queda es un evento político del titular del Ejecutivo en exclusividad, sin la incómoda presencia de las diferentes fuerzas de oposición. El hecho de que el Presidente ya no se presente ante la representación política de la nación explica la difusión que se le dio a su reunión en Los Pinos con los legisladores del PRI y de su satélite, el PVEM. Tal pareciera que a eso se reduce su responsabilidad frente a los legisladores.

La gran paradoja en el contexto de pluralidad que vivimos es que los cambios que se han introducido en el formato del Informe Presidencial a lo largo de los últimos lustros, que han sido promovidos por la oposición con la pretensión de restarle preeminencia a la figura presidencial, en realidad han tenido un efecto perverso. Después de la controvertida elección de 1988, se planteó la interpelación del Presidente durante la presentación del Informe con objeto de debilitarlo frente al Congreso. Sin embargo, la única consecuencia de tal práctica fue que se decidiera no exponer al Presidente a las estridencias de los legisladores, optando por remitir el Informe por escrito para cumplir con la formalidad del mandato constitucional. Al final, la consecuencia fue que se abrió un espacio en la sesión de instalación del periodo ordinario de sesiones del Congreso para que los representantes de los diferentes partidos manifestaran sus posicionamientos políticos (hoy también lo podrá hacer Manuel Clouthier, el único legislador independiente). Sin embargo, se trata de exposiciones en serie, sin debate posible y, por tanto, con muy escasa significación política.

Margarita Zavala, Tomar en serio a Donald Trump

Hace unos días Donald Trump mandó sacar de una rueda de prensa a uno de muchos migrantes mexicanos exitosos en Estados Unidos: Jorge Ramos, el principal presentador de noticias en español en aquel país. El candidato le dijo: “Siéntese, usted no ha sido convocado. ¡Regrese a Univisión!” ¿Su delito? Preguntarle cómo piensa implementar su plan migratorio, que incluye arrestos y deportaciones masivas realizadas por el ejército de EU, un enorme muro fronterizo (pagado por México) y otras ideas fuera de toda lógica.

Cuando inició la precampaña del Partido Republicano, el discurso de Trump causó sorpresa, algo de enojo y hasta risa. Muchos lo vieron como un showman que le daría sabor a las aburridas contiendas primarias. Pero los estudios de opinión señalan que el discurso de Trump está tocando una fibra sensible de una parte importante del electorado estadounidense, que lo sigue poniendo a la cabeza de las encuestas: ha crecido a un 26.1 por ciento. El más cercano es Jeb Bush con el 10.3 por ciento. Ni Ben Carson ni Marco Rubio llegan a los 10 puntos.

Cada semana, los analistas políticos profetizan su caída y explican por qué Trump nunca ganará la candidatura, ni mucho menos la presidencia. Pero cada semana sigue subiendo su apoyo, por lo que él ha decidido también subir el volumen y la agresividad de su discurso de racismo y xenofobia.

Esto ya ha tenido consecuencias más allá de lo mediático. Hace unos días, en Boston, dos hombres humillaron de forma indescriptible y golpearon salvajemente con un tubo de metal a una indefensa persona sin hogar de origen mexicano. Al ser arrestados, dijeron a los policías que “Donald Trump tiene razón, hay que deportar a todos estos ilegales”. Y el mismo Jorge Ramos sufrió la agresión iracunda de este hombre “¡Lárgate de mi país!” al ser sacado por los guardias de Trump, cuando él es también un ciudadano de EU.

Gabriel Guerra, Migrantes: muerte y miseria

No son tiempos fáciles para ser migrantes. Quienes por una una u otra razón dejan atrás familia y comunidad enfrentan enormes retos y obstáculos, nada hay de nuevo en eso. Ahora se topan con una barrera aún más grande: la que se edifica en las mentes de millones por el odioso discurso de la discriminacion y la xenofobia.

La historia de la migración es la historia de la humanidad. La conquista del mundo por el ser humano se da gracias a los grandes y pequeños flujos humanos que anteceden a la civilización misma, a la historia formal, a las religiones. El Antiguo y el Nuevo Testamento están llenos de relatos de migrantes, al igual que el Corán. Y si las tres grandes religiones de Occidente nos regalan esas historias de inspiración, las de Oriente no se quedan atrás. La divinidad acompaña, es parte intrínseca de los viajeros.

¿No es usted religioso, querido lector, lectora? La literatura universal está repleta de crónicas de quienes han decidido emprender la aventura máxima. Y si los libros no son lo suyo, la música y las artes son también fuente inagotable de ejemplos de cómo los migrantes enriquecen las culturas, las sociedades a las que arriban.

¿Tampoco le interesan la literatura y las bellas artes, o le parecen superficiales? Además de mi sentido pésame, le sugiero que voltee a ver a la medicina, las ciencias, la arquitectura, la economía, la sociología, o a cosas mucho más mundanas, como la gastronomía y la moda. Y de tecnología mejor ni hablemos, porque la proliferación y la extensión de los grandes avances tecnológicos se agradece también a inventores, descubridores que han esparcido sus ideas y conocimientos por todo el mundo.
Nada de eso importa a los demagogos que han sabido explotar los temores y la ignorancia popular para atizar los sentimientos en contra de los extranjeros, de los que profesan otras creencias, de los que son distintos.

Agustin Basave, Mi visión del PRD

México es un país en general rezagado respecto de muchos otros; nos gusta ir a la zaga en espera de que los demás tomen la iniciativa, y ya una vez muy avanzados aquellos, damos algunos tímidos pasos en esa misma dirección. En materia democrática es claro que vamos también retrasados, incluso respecto de nuestros “pares” de América Latina, muchos de ellos incluso con problemas similares o mayores en materia de pobreza y desigualdad. Pero van más adelante en materia democrática. Una asignatura pendiente del avance democrático lo fue la alternancia presidencial en forma pacífica; antes del año 2000, México nunca la había experimentado mientras que varios países latinoamericanos, incluyendo a los centroamericanos, ya la habían registrado. Finalmente llegamos a esa cita. Pero el acceso abierto y competido al poder es uno de los dos principales pilares de la democracia; el otro es el control sobre el ejercicio del poder y la posibilidad de llamar eficazmente a cuentas a representantes y gobernantes, incluyendo al propio jefe de gobierno. Y en eso, estamos muy atrás todavía respecto de nuestros hermanos latinoamericanos.

No sólo en varios de esos países han llamado ya a cuentas a ex presidentes e incluso presidentes en funciones, que han abusado del poder de una u otra manera (desde asesinatos y guerras sucias, hasta actos de corrupción). Hoy mismo, tanto en Brasil como en Guatemala asistimos a grandes movilizaciones de ciudadanos exigiendo la renuncia de sus respectivos presidentes por escándalos de corrupción, mismos que ya cobraron importantes piezas políticas (altos funcionarios en Brasil, miembros del gabinete y la ex vicepresidenta, en Guatemala). El Congreso guatemalteco estudia la posibilidad de quitar la inmunidad al presidente. Evidentemente, esos países muestran mucho menor tolerancia hacia la corrupción de lo que lo hacemos los mexicanos, que la vemos pasar en nuestras narices con apenas algún ruido en las columnas y comentarios en los medios, pero ninguna movilización o paro o algo que se le parezca. Al contrario, cada tres años relegitimamos en las urnas a nuestra corrupta casta política.

Joel Salas, Ni un paso atrás en la protección a los derechos humanos

¿Qué sucedió en San Fernando, en Tlatlaya, en Ayotzinapa? ¿Qué sucedió durante el periodo de la guerra sucia en México? ¿Cuál fue el papel de las diversas instituciones del Estado mexicano en esos acontecimientos? La población tiene derecho a saber lo que ahí sucedió y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI) salvaguarda hasta hoy ese derecho. Desde agosto del año pasado, los comisionados del INAI hemos utilizado en diez ocasiones la facultad de pronunciarnos prima facie sobre presuntas violaciones graves a los derechos humanos para instruir a diversos sujetos obligados la entrega de información sobre estos lamentables hechos.

México no puede dar ni un paso atrás en la protección de los derechos humanos. Si deseamos consolidar nuestra democracia y no contribuir a su erosión, debemos encarar los problemas que hoy enfrenta. Para lograrlo, el INAI debe mantener al menos las facultades que le permitan garantizar plenamente el derecho de acceso a la información. Por un lado, éste contribuye a la tutela del derecho a la verdad de la población sobre hechos como los de 1968, 1971 o de la guerra sucia. Por el otro, abrir y transparentar las investigaciones en los casos en los que existen presuntas violaciones graves a los derechos humanos permitiría comenzar un proceso de rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad y establecer en conjunto con la población las bases para un auténtico Estado democrático de derecho, una de las tareas pendientes de nuestra transición a la democracia.

En los próximos días, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tendrá la oportunidad de consolidar su vocación de Tribunal Constitucional garante de los derechos humanos de los mexicanos, si confirma la facultad del pleno del INAI para pronunciarse prima facie, en el ámbito de su competencia, sobre presuntas violaciones a los derechos humanos.

Maite Azuela, Lo que el Informe no superará

Mientras el Informe se realiza, al menos una persona desaparecerá en México, si consideramos que sucede una desaparición forzada cada dos horas. El Comité de la Organización de Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas ha señalado que en el país son generalizadas y quedan en la impunidad. ¿Qué información sobre las políticas para la prevención y procuración de justicia dará el Presidente para contrarrestar estas afirmaciones?

Mañana Enrique Peña Nieto dará un informe presidencial en el que no podrá afianzar la frase que acuñó tras la desaparición de los 43 normalistas. A un año del traumático evento México no ha superado Ayotzinapa. El caso sigue irresuelto, las averiguaciones oficiales han sido opacas y malogradas. Gran parte de la sociedad sigue demandando legítimamente con manifestaciones nacionales e internaciones que el caso quede aclarado y que los responsables sean identificados y consignados. Posiblemente el Presidente intente evadir su responsabilidad, pero es un hecho que mientras no exista un dictamen confiable de las autoridades, cualquier logro que de su gobierno pretenda resaltar, será insuficiente para resarcir su lastimada legitimidad.

Este 1 de septiembre habrá muchos elementos que el Presidente debería aclarar. Comencemos por el señalamiento del informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para coadyuvar en el caso: “En la investigación oficial sobre la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa hay fallas graves y preocupantes, como la pérdida y posible destrucción de videos donde se registraría la detención de los jóvenes y no integración al expediente de ropa hallada en los autobuses que los transportaban”. Coincidentemente esta información extraviada fue detectada por el grupo de expertos y en cambio la autoridad oficial nunca detectó la gravedad de su desaparición.


Frentes Políticos

I. El relanzamiento. Hoy como nunca es primordial escuchar, leer o enterarse a detalle de lo que Enrique Peña Nieto, presidente de México, ofrecerá en su Tercer Informe de Gobierno. Manlio Fabio Beltrones, líder nacional del PRI, afirmó que permitirá evaluar los avances de su gestión para consolidar el proyecto de transformación nacional. Estaremos atentos, dijo, al mensaje político del Presidente, listos para acompañar a su gobierno en la fase de consolidación de su proyecto, con el mismo ímpetu y cohesión de los tres años anteriores. Superar los desafíos que plantea el complejo panorama económico global y desarrollo hacia el interior. Momento de unidad y reflexión. A todos niveles.

II. Mejorías. Las promesas reformadoras se cumplen. A partir de mañana se reducirán una vez más las tarifas eléctricas, informó la Comisión Federal de Electricidad, a cargo de Enrique Ochoa Reza. Suman ya nueve meses de reducciones consecutivas, al comparar las cuotas de los meses de este año con las del mismo periodo de 2014. La CFE subrayó que la actualización en la fórmula para calcular las tarifas eléctricas determinada por la Secretaría de Hacienda mantiene la reducción observada en 2015 respecto al año anterior. El funcionario, de diez, en lo suyo. A los empresarios que amagan con subir precios por el dólar, que ni lo consideren. Les costará menos producir, ¿que no?

III. Encaminados. Ricardo Anaya Cortés, líder nacional del PAN, no pierde tiempo. Apunta sus baterías al virus mayor en el interior de sus filas. Anunció la creación de una Comisión Especial Anticorrupción y una reingeniería en los mecanismos de afiliación, con Transparencia Mexicana. La unidad en torno a causas comunes es urgente, expresó. Basta ya de pleitos entre panistas. Sígalo de cerca, Anaya sí limpiará la casa pese al tiradero que le dejó Gustavo Madero, el expresidente nacional panista. Los nombramientos de Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle como consejeros nacionales, son de vital importancia. Quieren ser los abanderados del PAN en el 18. Hay apertura.

Pascal Beltrán del Río, Cambios: 10 apuntes

1) A falta de criterios que permitan encontrar en la especialización y desempeño de los secretarios de Estado una explicación para los cambios en el gabinete anunciados el jueves pasado —o bien, el lanzamiento de una estrategia para enfrentar la segunda mitad del sexenio—, la sucesión presidencial queda como única guía para tratar de entender el reacomodo.

2) No hay suficientes entretelones para dar por buena alguna de las varias interpretaciones sobre la llegada de Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia nacional del PRI, pero los movimientos de la semana pasada permiten vislumbrar un deslinde entre dos grupos del oficialismo: los políticos tradicionales y los que podríamos ubicar como tecnócratas-peñanietistas-mexiquenses.

3) La llegada al gabinete de Aurelio Nuño, como secretario de Educación, y el reposicionamiento de otros colaboradores de la primera línea, como José Antonio Meade y Claudia Ruiz Massieu, parecen mandar un mensaje claro desde Los Pinos a Insurgentes Norte: hay futuro más allá de Beltrones. Pero también uno a la oposición: acá, la baraja es más gruesa y hay piedras para todo sapo.

4) En el discurso, la nueva dirigencia del PRI habla de eliminar la llamada sana distancia con el Presidente, pero es difícil encontrar en la historia reciente de ese partido, un líder tricolor que tenga tanta distancia respecto del Ejecutivo.

5) El sindicato de gobernadores no ha perdido fuerza nacional, pese a los visos de restauración del centralismo. Se fueron Emilio Chuayffet, Jesús Murillo Karam y Enrique Martínez y Martínez del círculo cercano del Presidente de la República, pero llegaron José Calzada y José Reyes Baeza.

Enrique Aranda, Deconstruyendo a Madero

No parece excesivo cantar el triunfo de la alianza Moreno Valle-Anaya sobre quienes cerraron filas con el anterior dirigente... Dos semanas apenas, a juzgar por lo ocurrido entre el pasado 16 y la fecha, habrían bastado a la nueva dirigencia de Acción Nacional para arrasar con todo lo que durante los cinco últimos años edificaron Gustavo Madero y los suyos con miras a garantizarse el control del otrora “partido de las derechas” y, en los hechos, para dejar en claro que, desde cobijo creció y se fortaleció, para cerrar filas con el impresentable Rafael Moreno Valle.

Quince días después, por otra parte, es dable afirmar que el panismo aportó evidencias suficientes para validar el dicho según el cual el rey mucho antes de arrancar el proceso que le llevó a la presidencia, Ricardo El Cerillo Anaya había abandonado el maderismo, a cuyo ha muerto… viva el rey cuando, en la designación primero del gris (exmaderista también) Marko Cortés como coordinador de la bancada en la LXIII Legislatura federal, y en el desplazamiento de los principales representantes del chihuahuense en la integración de la nueva Comisión Permanente después, sus liderazgos avalaron sin chistar lo planteado por su nuevo jefe nacional.

Víctor Beltri, En vísperas del Tercer Informe

El reclamo popular ha sido más que claro en el repudio a la corrupción y la necesidad urgente de un Estado de derecho... Sólo quien se encuentra en vísperas de enviar, al Congreso de la Unión, su Tercer Informe de Gobierno, sabe lo que significa la soledad del poder. De los mítines multitudinarios a las inauguraciones a puerta cerrada, de los discursos triunfalistas a las disculpas que, se sabe, nadie tomará en serio. De los grandes proyectos a la realidad de las variables inesperadas, de la sucesión planificada a los planes emergentes.

El Tercer Informe marca, como ningún otro, el principio del cierre de la administración. Por muchas razones: la legislatura que inicia, por ejemplo, tendrá integrantes cuyas agendas y prioridades serán muy distintas a las de sus predecesores, lo que marcará un tono —también muy distinto— en el diálogo con el Ejecutivo. La ciudadanía, por su parte, ha perdido la confianza después de un escándalo de corrupción tras otro, amén de que los datos duros en cuanto al comportamiento de la economía y los índices de inseguridad no contribuyen a recuperarla. La economía mundial se enfrenta a la incertidumbre, y nuestro sistema financiero navega como barco de papel en aguas turbulentas que ponen en riesgo a navíos de calado mucho mayor. El balance del año que termina es triste, pero lo es aún más la perspectiva del que inicia.

El Tercer Informe es, en cierto sentido, el comienzo de la preparación del sexto: a estas alturas es posible saber, con suficiente realismo, qué de lo planeado se podrá ejecutar y de qué manera. Es momento, también, de comenzar a vislumbrar las probabilidades de quienes podrían competir con éxito en la siguiente elección presidencial: los cambios ocurridos en las últimas semanas, que comenzaron con la designación del nuevo presidente del PRI y culminaron con los nuevos titulares de cartera, nombrados en días pasados, obedecen sin duda a una mezcla de prioridades que gravitan entre la capacidad de ejecución y la posibilidad de sucesión.

Jorge Fernández Menéndez, PRD: ¿gerentes o dirigentes?

Ríos Piter puso el dedo en la llaga cuando convocó a Basave a un debate... Nunca había visto, no conozco casos similares, que un partido decidiera buscar fuera del mismo a su presidente y a su coordinador parlamentario. Se supone que un partido es una organización cuyos miembros están unidos por convicciones, ideología e intereses comunes y a partir de allí desarrollan una actividad política que tiene un objetivo claro: alcanzar los distintos espacios de poder en disputa. Cuando se recurre a externos para ocupar los principales cargos internos de ese partido de alguna forma se reconoce no sólo que las cosas no funcionaron (eso le ocurre a cualquiera) sino que lo que debe cambiar son también esas convicciones, ideología e intereses comunes.

Un sector muy importante del Partido de la Revolución Democrática ha apostado por Agustín Basave para que se convierta en presidente del partido, y Francisco Martínez Neri, un hombre de izquierda, pero que no militaba en el partido hasta hace poco, es el nuevo coordinador en la Cámara de Diputados de esa fuerza política. Ya hemos dicho aquí que Basave es un académico respetado y respetable, al que conocemos desde que Colosio estaba al frente del Partido Revolucionario Institucional, y que apenas el miércoles se afilió al PRD. Agustín estuvo en el PRI, fue presidente de la Fundación Colosio, simpatizó con Fox y fue embajador durante su gobierno y posteriormente se acercó al PRD.


Pablo Hiriart, La prioridad 
no es la sucesión

Medir los cambios en el gabinete presidencial sólo con la vara de la sucesión presidencial es muy seductor, pero se trata de una equivocación.

Desde luego que las modificaciones en el gabinete ponen a nuevos rostros como posibles candidatos del PRI a la presidencia, pero no puede ser, ni con mucho, el objetivo fundamental de lo anunciado el jueves.

Peña Nieto dio un giro a la forma en que había venido gobernando al país en los tres primeros años.

La nueva realidad y la flaqueza (metáfora) de algunos miembros del gabinete, como Chuayffet, Martínez y Martínez y Murillo, lo hicieron cambiar de guardia rumbo a la segunda mitad de su mandato.

El gran aviso de que venía un cambio en la forma de tomar decisiones fue con el nombramiento de Manlio Fabio Beltrones al frente del PRI.

Peña Nieto no le pidió su opinión a Videgaray para traer a Manlio a dirigir el PRI, ni le indicó al sonorense que se descartara para la sucesión.



No son tiempos de precandidaturas, sino de componer la desgastada imagen del gobierno y hacer frente a los nuevos retos.

Vivimos una tormenta financiera interna y externa, y el secretario de Hacienda tiene que ocuparse de lo suyo al cien por ciento, y no pensar en decisiones ajenas a su ámbito de competencia.

Si Aurelio Nuño fue llamado a la Secretaría de Educación Pública no es porque la prioridad del presidente sea hacerlo candidato presidencial, sino porque debe poner en marcha una reforma educativa de la cual Chuayffet fue un espectador.

Desde la SEP hay que recomponer la relación con intelectuales, escritores, cineastas, músicos, a los que no se prestó ninguna atención en la primera mitad del sexenio.

Carlos Mota, La magia de El Diablo 
en 3 actos

Primer acto: El Diablo vende Femsa Cerveza a Heineken en más de 7 mil millones de dólares en 2010 y consigue un par de asientos en el Consejo de Administración de la tercera mayor cervecera global. En el suceso, capitaliza a su emporio. Segundo acto: El Diablo expande su poderío con Coca Cola y la lleva a un nivel superior, comprando la firma Spaipa de Brasil en más de Dlls $ 1,800 millones. Entretanto, su relación con el gobierno mexicano entra en un impasse por el impuesto a los refrescos. Tercer acto: El Diablo recalcula objetivos y desde 2013 se da a la tarea de detonar la mayor expansión de una empresa en el ramo farmacéutico de que se tenga memoria en el país. ¿Cómo se llamó la obra?

Piénsese la profunda implicación del hecho: José Antonio Fernández Carbajal evitó, con sus acciones instrumentadas de 2010 a la fecha, que Femsa se convierta en un recuerdo hacia el año 2020 o 2025. 

El Diablo logró que en la entraña de Femsa se gestera, durante estos años, lo que será de nueva cuenta un corporativo preponderante de México hacia el futuro. Nada fácil. 

La nueva estrategia de Femsa, que incluye apalancar todo el conocimiento ganado en Oxxo hacia su nuevo negocio de farmacias, está dando sonoros resultados. Este mes de agosto lo estamos cerrando con la noticia de que la empresa mexicana se hizo con el control de la chilena Socofar, una firma que vale casi mil millones de dólares que tiene 800 puntos de venta, la mayoría farmacias de la marca “Cruz Verde”. Previamente compró a Farmacón, con sus 200 sucursales en el noroeste del país.

Femsa ya no duda de su nueva vocación. 

Desde hace tiempo participa en las conferencias de bancos como JP Morgan o Goldman Sachs sobre la industria del retail; y a los cuatro vientos declara sus intenciones de dominar en comercio, así como en poner un pie en la venta de combustibles con sus gasolineras y estaciones de servicio.

El Diablo cedió en 2013 la dirección general de Femsa a Carlos Salazar, el experimentado jefe de Coca Cola Femsa en el pasado. A Salazar le ha tocado reportar en los últimos trimestres que el ritmo de aperturas de Oxxo ya está imparable: cada 12 meses la empresa abre más de 1,050 nuevas sucursales.

Raymundo Riva Palacio, 'El Chapo' y el elefante 
en la sala

Cuarenta y siete días sobrevivió Monte Alejandro Rubido como comisionado nacional de Seguridad. El jueves pasado, como consecuencia directa de su responsabilidad en la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán, fue destituido y relevado por el exzar antisecuestros, Renato Sales. Sucedió también cuatro días después de que declarara en calidad de testigo en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada. Su comparecencia ha sido mantenida en secreto, pero su cese muestra al fin que las líneas de investigación por la evasión del criminal más prominente del mundo, se enfoca en los que hasta este lunes, habían estado blindados los aparatos de inteligencia civil.



La salida de Rubido no va a ser la única. Fuentes federales anticipan que vendrán más sustituciones en breve. Una que tiene que definirse es la de Ramón Pequeño, quien era el jefe de Inteligencia de la Policía Federal, y responsable directo de la seguridad en el Sistema Penitenciario Nacional, quien pese a ser transferido por Rubido a la Policía Cibernética para protegerlo después de la fuga de El Chapo, nunca asumió el cargo y se encuentra en el limbo administrativo. 
Pequeño estaba bajo las órdenes de Enrique Galindo, comisionado de la Policía Federal, pero no le reportaba a él sino a Rubido, su viejo compañero del Cisen. Pequeño también fue a declarar a la SEIDO el martes pasado, en calidad de testigo. Falta aún que se presente a declarar el director del Cisen, Eugenio Imaz, corresponsable político, como Rubido, de la evasión de Guzmán.



Los aparatos de inteligencia eran el elefante en la sala de la evasión del 11 de julio del penal de máxima seguridad del Altiplano. La línea de investigación sobre ellos se suma a la que se lleva dentro de la búsqueda de responsables y culpables en el sistema penitenciario. La procuradora general Arely Gómez deslizó las dos vertientes la semana pasada durante su participación en la reunión plenaria de senadores del PRI y el Partido Verde, al revelar que la investigación tiene dos vertientes, la relacionada con los hechos ocurridos en el interior del penal, y la que se centra en lo ocurrido en el exterior del penal. Lo que omitió la procuradora es que las dos están intrínsecamente vinculadas.

Enrique Quintana, A apretarse el cinturón

Los datos de las finanzas públicas durante julio nos dan una probadita de lo que se nos viene en la última parte del 2015 y durante el 2016.

El anunciado recorte del gasto, ahora sí, ya se vio con fuerza.

Hasta junio, el gasto total del sector público superaba en 129 mil millones a lo presupuestado.

Durante julio, el gasto neto total del sector público fue de 398 mil 949 millones de pesos, 13 mil 369 millones menos o 5.8 por ciento por abajo que en el mismo mes de 2014. Pero además, resultó aproximadamente 8 por ciento inferior o 31 mil 832 millones inferior a lo que originalmente se presupuestó.

Hay que recordar que el saldo al final del año debe ser 124 mil 300 millones menos que lo presupuestado, como todavía estamos casi 100 mil por arriba, los ajustes del resto del año deben ser del orden de los 220 mil millones de pesos.

Los pagos de nómina y demás compensaciones del sector público bajaron en 15.4 por ciento en términos reales en julio. 

La inversión no pudo evitar el impacto de la caída y tuvo un retroceso de 19.5 por ciento en el mes.

El recorte, anunciado desde el 30 de enero, no se sintió en el primer semestre, periodo en el que el gasto público total creció 7.4 por ciento en términos reales. La historia será muy diferente en el segundo semestre del año.

En materia de ingresos públicos totales aún no se observa una caída. En julio hubo un crecimiento de 6 por ciento en términos reales.

Las perspectivas que existen en finanzas públicas son complicadas. Con la caída de los precios del crudo que se acentuó en agosto y el alza del dólar, al término del mes vamos a tener un desplome de los ingresos petroleros. Antes de julio, el IEPS a las gasolinas funcionó como un amortiguador a la caída de estos ingresos. 

Pero, como el alza del dólar encareció las importaciones de gasolina, se reducirá el IEPS, y por lo tanto, sin ese amortiguador, el golpe será mayor.

Ernesto O´farril, Qué debemos esperar del paquete económico 2016

El próximo 8 de septiembre el Ejecutivo debe presentar a la nueva legislatura, que se instala oficialmente el día de mañana, el paquete económico 2016.

En esta especial ocasión, el paquete económico representa la segunda parte del mensaje que complementa a la estrategia política plasmada recientemente con los cambios en el gabinete, de cara al arranque de la segunda mitad de esta administración, con miras a la sucesión presidencial para el 2018. No se trata de presupuestar un ejercicio más, sino de fijar las bases en materia de política fiscal para poder lograr resultados tangibles para la sociedad en lo que resta del sexenio.

La economía acumula un crecimiento inferior al 2% anual durante los tres primeros años de esta administración. 

Un crecimiento decepcionante, sobre todo si consideramos las Reformas ya aprobadas que nos deberían de dar un mayor crecimiento inmediato ante las expectativas de flujos de inversión que implican.

¿Que debemos esperar de este paquete económico? Considero que debemos de ver cinco principales elementos:
El primero es que deben plantearse metas realistas. Lo segundo, es que el Gobierno debe continuar disminuyendo el déficit fiscal. No podemos seguir creciendo con más deuda. El tercer elemento es que la política fiscal debe convertirse en una política impulsora de la inversión y el empleo. El cuarto aspecto es que debe visualizarse un claro esfuerzo por eficientar y racionalizar más el gasto público. El quinto elemento es que se tiene que tener una estrategia mucho más asertiva para lograr una mejor rendición de cuentas y una mayor honestidad en el manejo de los recursos públicos en todos los ámbitos de Gobierno.

A diferencia de las tres administraciones anteriores, el Gobierno actual cuenta, junto con sus aliados políticos, con una cómoda mayoría en el Congreso que le permite obtener las aprobaciones que necesita para lograr sus propósitos.


Julio Hernández López, Astillero; Narvarte, a un mes

Al cumplirse hoy un mes del quíntuple asesinato de la colonia Narvarte no hay ni siquiera la percepción de un esfuerzo extraordinario de las autoridades del Distrito Federal (o, de manera concurrente, de las federales o del estado de Veracruz) para entregar ciertos resultados medianamente aceptables o creíbles.
Al contrario, y a pesar de la difusión que los hechos tuvieron, y de las protestas y movilizaciones que generaron, los resultados hasta ahora ofrecidos son insuficientes, sesgados y sospechosos, en un contexto enturbiado por las constantes filtraciones gubernamentales de datos equívocos y tendenciosos y de una hipótesis oficial que se inclina de manera preferente por una caracterización prejuiciada de presuntas formas de vida de las víctimas (fiestas, convivencia con los posteriores asesinos, alcohol, drogas, prostitución, el factor de “la colombiana”, etc.), que a fin de cuentas ha servido para alejar las pesquisas de Veracruz y su gobernador adversario del periodismo crítico y para (ensuciando, confundiendo, difamando) tratar de insertar lo sucedido en un departamento de la calle Luz Saviñón en las cañerías de la mera nota roja.

A un mes menos un día de tal multihomicidio se anunció la detención de un ex policía (que había sido sentenciado por tortura cometida en 2011 y luego beneficiado con una pronta libertad condicionada), pero hasta antes de esa oportuna captura sólo había estado en la cárcel uno de los presuntos responsables y sólo a partir de su “confesión”, endeble y luego contradicha, se ha establecido una suerte de versión oficial en la que convergen un viene-viene y un malabarista de cruceros, que a pesar del gran interés que se supone han tenido las autoridades en su captura, han podido hasta ahora eludirla, como lo hacen quienes tienen muchos recursos y opciones. A esa precariedad detectivesca se suma la parodia de investigación realizada por un “equipo” de la procuraduría de Miguel Ángel Mancera enviado a Xalapa para propiciar una exoneración formal del gobernador Javier Duarte.

Enrique Galván Ochoa, Dinero; Hambre mata inflación

Algo de lo que seguramente hablará Peña Nieto en su tercer Informe de gobierno es de uno de los magros logros de su administración: la inflación alcanzó –según el Inegi– un nuevo mínimo histórico en la primera quincena de agosto, al ubicarse en 2.64 por ciento, aun cuando el peso ha sido impactado por una devaluación espectacular de 36 por ciento y se ubica en 17.60 por dólar. Recibirá aplausos de los diputados del PRI, Verde y PRD. El perredismo sigue en su amasiato pactista y ya recibió un adelanto por conducto de Chucho Zambrano, quien presidirá la Cámara. Volviendo al tema inicial, el fenómeno tiene perplejos a algunos economistas nacionales e internacionales porque la teoría dice que cuando una moneda se deprecia sube el precio de todo, más aún en países como el nuestro, que importa desde alimentos hasta secadoras de pelo. 

A ver: el Banco de México tiene la responsabilidad de mantener una inflación baja. Hasta fecha relativamente reciente, el mismo banco medía sus resultados. ¡Siempre se autoasignaba un 10, aunque los precios se fueran para arriba! Esta sección estuvo duro y dale por años insistiendo en quitarle esa facultad. Finalmente, el Congreso se la otorgó al Inegi. ¿Esta cumpliendo Eduardo Sojo, presidente del instituto, a cabalidad su función? ¿O está manipulando las cifras? Por lo pronto, le ha dado una ayuda enorme a Peña Nieto cuando dice que la inflación bajó a niveles históricos. Es un mensaje a los inversionistas, en el sentido de que la tasa de interés les está pagando más. ¿Y cómo han conseguido ese portento, a pesar de la devaluación? El método es sencillo pero cruel: atando los ingresos de las familias. Y haciendo que los negocios sacrifiquen utilidades. Una aportación de los economistas del gobierno mexicano a la ciencia económica: hambre mata inflación.

Mancera & Levy

No aprenden, la ambición los trastorna. Aun cuando su antecesor anda sufriendo bochornos por el presunto fraude de la línea dorada del Metro, Miguel Ángel Mancera está embarcándose en dos negocios que no huelen bien: uno es el doble túnel de Mixcoac, también conocido como el deprimido, y el otro es el segundo piso sobre avenida Chapultepec. Por ahí se asoman las orejas de Simón Levy, aparentemente es el que mueve los asuntos inmobiliarios por debajo del agua. A ver si Mancera, y su asesor, no son los Marcelos del próximo sexenio.

El opio, en auge

Entre 2007 y 2013 el número de adictos en Estados Unidos casi se duplicó. Ese aumento ha venido acompañado del crecimiento de la producción de opio en México, en donde, según algunas estadísticas, se incrementó en 50 por ciento en 2014. La demanda ha sido impulsada por una campaña contra el abuso de analgésicos, que ha empujado a los usuarios a buscar drogas alternativas. “Los cárteles tienen muy buen manejo en el apetito de Estados Unidos”, dijo Jack Riley, el subjefe de la Administración para el Control de Drogas (Drug Enforcement Administration), a The New York Times, citado por Business Insider. Los agricultores de las regiones pobres en México, así como los cárteles que trabajan en ambos países, han capitalizado la demanda. De acuerdo con los reportes oficiales, el flujo de la droga es controlado por el cártel de Sinaloa, de Joaquín El Chapo Guzmán. Además maneja 35 por ciento de la cocaína en Colombia, el mayor productor mundial. Y, de acuerdo con la DEA, en 2013 el cártel “provee 80 por ciento de la heroína, cocaína, mariguana y metanfetamina, con un valor de $3 billones –que inunda la región de Chicago cada año. El New York Times dice que Guerrero es el principal productor de opio.

Carlos Fernández-Vega, México SA ; Austeridad de mentiritas

El Instituto Nacional Electoral (INE) fue el primero en levantar la mano y gritar “¡presente!” en eso de la supuesta “política de austeridad” que se aplicaría en 2016, y con la cara más dura que el concreto el consejero presidente de esa institución afirma que su propuesta presupuestal para ese año “refleja un ejercicio de responsabilidad ante la situación por la que atraviesa la economía del país, y atiende el llamado de la Secretaría de Hacienda para que las instituciones del Estado mexicano soliciten presupuestos tan austeros como el cumplimiento de sus responsabilidades legales lo permitan”.

En 2016 el voraz aparato que encabeza Lorenzo Córdova pretende “comerse” 15 mil 474 millones de pesos, de los que poco más de 4 mil millones se canalizarían a las empresas disfrazadas de partidos políticos, un presupuesto prácticamente idéntico al de 2012, cuando se llevó a cabo la elección presidencial, con la participación del INE a lo largo y ancho de la República.

Y la comprometida “austeridad” de la dorada burocracia electoral incluye la construcción de una nueva sede por módicos 762 millones de pesos (edificaciones que suelen duplicar o triplicar el presupuesto original, como en el caso del Senado de la República), de tal suerte que para ella no sólo es posible sino obligado volver a dejar para mejor momento la mejoría de la deteriorada infraestructura escolar.

viernes, 28 de agosto de 2015

Principales Plumas Nacionales


Editorial EL UNIVERSAL, Cirugía al gabinete

Durante meses se mencionó en columnas de opinión y en mesas políticas la posibilidad de cambios en el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto. Ayer se concretaron. Diez movimientos cuyo objetivo, dijo el mandatario, es “acelerar las acciones en favor de las familias mexicanas”. Peña Nieto no entró en detalles sobre los motivos de cada cambio, aunque puede intuirse, por el perfil y labor de los personajes en cuestión, que no se trató de un generalizado “manotazo sobre la mesa” sino de una minuciosa operación para conseguir más de un objetivo con un solo enroque.

Emilio Chuayffet, por ejemplo, sale de la Secretaría de Educación Pública en el que podría considerarse, quizá, como el mejor momento de su gestión, luego de haber domado a la CNTE en Oaxaca. Sin embargo, en días pasados tuvo problemas de salud que lo llevaron al hospital. Relevarlo no le cae mal —además de que él mismo dijo en entrevista para este diario que su meta siguiente era dar clases en la UNAM— y al mismo tiempo lleva a un hombre joven, el ex jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, a una posición donde se puede crear a partir de un conflicto magisterial menguante.

La mayoría de los cambios tienen un cariz similar, de reacomodo para optimizar recursos. ¿Significa esto que los resultados están garantizados? De ninguna manera; de hecho en todas las democracias los cambios en el gabinete tienen dos riesgos: el tiempo que toma el reacomodo de tareas al interior de las burocracias de las secretarías de Estado y la curva de aprendizaje que los titulares requieren antes de poder realizar transformaciones de gran calado.

Pese a las desventajas, hay también oportunidad. Tres años de gestión ocasionan desgaste y a veces los titulares de las instituciones se encuentran con callejones sin salida derivados de tratar mucho tiempo el mismo tema con los mismos personajes. Una perspectiva diferente y un trato fresco con los actores de cada ámbito hace en ocasiones la diferencia entre una reforma consensuada y una detenida. Los nuevos integrantes del gabinete presidencial tienen ahora a su favor la confianza de su jefe. Podrán hacer y deshacer con mayores márgenes de maniobra gracias a ese “bono” de legitimidad, por llamarle de alguna forma.

Bajo Reserva Periodistas EL UNIVERSAL 

El ajedrez de Peña Nieto

A la mitad del sexenio, el presidente Enrique Peña Nieto movió las piezas del ajedrez rumbo a 2018. Con los cambios y enroques anunciados la tarde del jueves, el mandatario metió a la pelea de la sucesión a dos de sus colaboradores: al ahora secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, y al actual titular de Educación Pública, Aurelio Nuño. En la jugada del ajedrez político, el Presidente colocó estas dos piezas en posiciones estratégicas y con posibilidades de disputar la candidatura presidencial del PRI a dos de sus pares en el gabinete, quienes han sufrido desgastes por asuntos de seguridad y la fuga del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo y la situación económica en el país: Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y Luis Videgaray, cabeza de Hacienda. La jugada tiene mucho contenido para los analistas, que ven que el PRI , sumando al actual presidente del partido, Manlio Fabio Beltrones, tiene 5 visibles candidatos para 2018.

Nuño sale de la burbuja

Uno de los hombres cercanos a Los Pinos deberá mostrar ahora de qué está hecho. Aurelio Nuño, hoy ex jefe de la Oficina de la Presidencia y nuevo secretario de Educación, dejó la burbuja de la residencia oficial para entrar a un puesto de mayor exposición y de desgastes público y político. Ahora deberá conducir el proceso de la reforma educativa y lidiar con los opositores a las transformaciones en el sistema educativo: la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE, y la aguerrida Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero, la CETEG. Nos dicen que deja la comodidad de Los Pinos para afrontar problemas en el campo de batalla. ¿Le seguirán llamando El Jefe en el gabinete presidencial?

Meade, un descontón de salida

Todavía con la cachucha de canciller puesta, José Antonio Meade tuvo oportunidad de mandar un mensaje al aspirante a la candidatura presidencial del Partido Republicano de Estados Unidos, Donald Trump. Meade dijo que el magnate Trump rebaja a la política por su “ignorancia, prejuicios, racismo y odio” hacia los mexicanos. Don José Antonio realizó sus comentarios durante la reunión plenaria de los senadores del PRI y el PVEM, lugar que abandonó a toda prisa para ir a Los Pinos, donde fue designado como nuevo titular de la Sedesol. Nos se quedó con las ganas de darle un machucón de salida a Trump.

Katia D´Artigues, Aaaaaarrancan al 2018: Nuño, Meade…

Aunque digan que arranca la segunda parte del gobierno con “muchas ganas y más fuerza”, lo que quedó claro ayer es que este sexenio ya piensa en el que sigue. Aunque aún faltan 3 años en el calendario, pero políticamente el Presidente mueve ya su baraja rumbo a 2018. Y por ello los nombramientos de Aurelio Nuño en la SEP y de José Antonio Meade en Sedesol. Es lógico: hay que echar a correr nuevos caballos, a ver si agarran velocidad. Los que se veían —quizá todavía, en política uno puede morir y renacer— Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio están desgastados. Era necesario, mucho más porque en los demás partidos ya están apuntadísimos.

Qué decepción la de ayer. Dirá usted que soy inocente o quizá demasiado optimista, pero yo sí albergaba una esperanza, aunque fuera chiquita de que el tan esperado cambio de gabinete (que tardó mucho) sí marcaría un cambio de rumbo, una —aunque fuera pequeña— autocrítica. Lo de ayer no fueron cambios en el gabinete, fue un juego de las sillas. El mismo Enrique Peña Nieto lo dijo en su discurso que creo que debe leerse más allá de lo cortés que siempre es, de lo cuidadoso de las formas. Para él, todos han hecho un gran trabajo. Punto. Las razones de mover al gabinete son rumbo a la sucesión, nada más.

A Enrique Peña Nieto no le gustan los cambios; no usa a su equipo como fusible para protegerse. El equipo está prácticamente intacto. Empezando con que los dos pilares del gabinete: Luis Videgaray (Meade es uno de sus mejores amigos; Nuño comenzó a trabajar con él y así llegó con EPN… aunque ya desarrolla su carrera solo) y Miguel Ángel Osorio Chong (reafirmado como jefe del gabinete ayer al ser instruido por el Presidente a acompañar a todos los cambiados). Ruiz Massieu y Rosario Robles —quien estaba bajo fuego, pero el Presidente la quiere bien— cambian de cartera; Aurelio Nuño sale a encabezar posiblemente la única secretaría cuya reforma podría dar resultados. Rafael Pacchiano es una cuota del Partido Verde (empezó en Conade…) Enrique de la Madrid ya estaba en Bancomext; ahora estará en Turismo. A Jesús Murillo Karam se le hizo realidad su tan famoso #YaMeCansé. Pidió irse. Chuayffet (quien mal recordará sus incursiones en el gabinete) se va en gran parte por enfermedad.

Ciro Murayama, La descalificación del INE como fiscalizador

En las campañas de 2015 por primera vez el Instituto Nacional Electoral (INE) cumplió con su atribución constitucional de fiscalizar los recursos de todas las campañas electorales realizadas en el país. Este ejercicio inédito que enfrentó amplios desafíos para la autoridad electoral y para los sujetos obligados —trece mil candidatos a fiscalizar, poner en operación el Sistema Integral de Fiscalización en línea, cargar y revisar cientos de miles de operaciones de ingreso y gasto de partidos y candidatos, todo ello en plazos fatales— arroja una experiencia primera que merece análisis profundos, detallados y objetivos. Sin duda, el ejercicio es y debe ser memorable.

No obstante, en sendas columnas en una misma semana (25 y 27 de agosto), el Sr. Javier Tejado Dondé ha utilizado estas páginas no para analizar críticamente la fiscalización del INE sino para descalificar de forma sumaria a la institución. La primera columna de Tejado mereció un artículo de respuesta (27/08/15) del secretario Ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo, quien desmontó con datos duros e información verificable una a una de las aseveraciones del articulista.

Ahora bien, en el texto La tarea fallida del INE, Tejado vuelve a insistir en afirmaciones que merecen ser precisadas. Señala que “los resultados de la fiscalización del INE debieron estar antes de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ‘califique’ la elección” pero que “el INE no pudo cumplir con su misión”. Es impreciso: el Tribunal concluyó la revisión de las impugnaciones de las elecciones a diputados federales el 20 de agosto, mientras que el INE votó los dictámenes de fiscalización y los proyectos de resolución correspondientes un mes antes, el 20 de junio. Tejado expresa que el INE “dejó a 79 candidatos ganadores con procedimientos abiertos”. No es cierto: el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó al INE concluir todos los procedimientos de queja en materia de fiscalización a más tardar el 12 de agosto. Así se hizo, no quedó un solo procedimiento sin cerrar.

Esteban Moctezuma, Educación, ¿qué sigue?

La Reforma Educativa ha enfrentado luchas de poder cupular entre autoridades educativas, el SNTE, la CNTE y varias entidades federativas. Lo que sigue en su implementación, es un cambio profundo dentro de las aulas. Si la reforma no pasa por las aulas, todo el esfuerzo habrá sido reducido a lo laboral. Afortunadamente, este cambio no significa ninguna lucha de poder. Acaso, una lucha contra la obsolescencia.

Contrario a la “opinión publicada”, los maestros están abiertos y gustosos a capacitarse y aplicar un nuevo modelo educativo. Así siempre lo han hecho y así se ha comprobado en decenas de escuelas públicas con la aplicación del modelo de Escuela Nueva.

Los directores están empoderándose al conocer la decisión de la Secretaría de Educación Pública de transferirles directamente los recursos para mejorar la infraestructura escolar. Sienten, por fin, la confianza de la autoridad educativa en ellos. Los padres de familia poco a poco, encuentran un nuevo espacio de participación social en los consejos escolares. Y, principalmente, los niños y jóvenes del país están esperando la oportunidad de ser mejores y labrarse un futuro. Ahí están las piezas del ajedrez y el tablero está dispuesto. Creo que el mayor reto está en la autoridad educativa y en el juego que esté dispuesta a realizar.

Llevamos años escuchado de algunos medios y organizaciones civiles, severas descalificaciones al maestro y a la escuela pública. Muchas críticas son reales, pero el problema ha sido generalizarlas. Ese maltrato ha ofendido a todos los maestros. Así se apreció en la consulta nacional que realizó el año pasado el secretario Chuayffet. 

Leonardo Curzio, El gabinete Peña 2

Con el anuncio de ayer podemos entender la forma en que EPN ve al país. Queda claro que a pesar de las apabullantes encuestas sobre el desempeño gubernamental, el jefe del Estado no está insatisfecho con su equipo. Se ve más rotación que cambios de fondo, se ven más premios que castigos. El Presidente manda cinco señales para el segundo tramo de su administración. Con el Peña 2 EPN conserva, promueve, abre su baraja, consuela y cobra facturas, temas dispares que conviene considerar por separado.

1) Conserva la estructura básica del gabinete. Es notable que a pesar de la situación que vive el país y el desgaste que tienen los secretarios de Hacienda, Gobernación y Comunicaciones, esas dependencias no se ven afectadas por la reestructuración. La fuga del Chapo no afecta la continuidad de Osorio, a pesar de ser el responsable político de la mayor pifia que ha tenido el gobierno. El Presidente reitera su confianza a Ruiz Esparza en la SCT, quien tiene un alto perfil de desgaste desde que se suprimiera el tren México-Querétaro, en condiciones todavía nebulosas. En ambos casos (la fuga del Chapo y la bofetada a los chinos) el Presidente decide absorber los costos y ratifica su confianza a los titulares. Intrigante. El secretario de Hacienda, quien a diferencia de los anteriores no ha tenido una crisis imputable de manera directa a su oficina, queda como el hombre más poderoso del gabinete, no sólo por conservar el cargo, sino porque buena parte de los nuevos secretarios tienen mayor afinidad con él.

2) Abre la baraja sucesoria con la habilitación de tres aspirantes serios a una precandidatura, con lo cual el Presidente se da un margen (que ya había ampliado con la llegada de Beltrones al PRI) para salir de la dualidad Osorio/Videgaray. Meade, un secretario muy valorado por sus habilidades técnicas y políticas, pasa a ocupar una posición desde la cual se habilita automáticamente para la grande. Es, a mi juicio, el nombramiento más importante de los anunciados ayer. Aurelio Nuño es otro de los que pasan al primer cuadro y por su papel en la negociación del Pacto por México y la enorme confianza que el Presidente le dispensa, se ubica también en el colegio cardenalicio. Lo mismo ocurre, pero en menor medida, con Calzada, quien sube al gabinete pero en una posición más discreta.


Frentes Políticos

I. Llegaron los relevos. El presidente Enrique Peña Nieto hizo, de entre quince cambios, dos movimientos claves. La llegada de José Antonio Meade a Sedesol, tras dejar la SRE, y la de Aurelio Nuño en la Secretaría de Educación, luego de ser el responsable de Oficina de la Presidencia. Representan claramente el énfasis en dos ejes fundamentales para la segunda parte de su gobierno, ante lo que describió como nuevas circunstancias y desafíos: Desarrollo Social y Educación. La desigualdad y el hambre preocupan y a eso va Meade más allá de que haya entrado en la baraja de presidenciables para 2018, donde se ubican Miguel Ángel Osorio (Segob) y Luis Videgaray (SHCP), Nuño Mayer y Manlio Fabio Beltrones. La segunda parte del sexenio es de consolidación. ¿El equipo está completo?

II. Los que se fueron. No más cansados en las filas del gobierno. Es evidente que algunos de los movimientos realizados por el jefe del Ejecutivo obedecen a resultados, así que, agradecido, Peña Nieto mejor les dijo adiós. Emilio Chuayffet, Jesús Murillo Karam, Enrique Martínez y Martínez, Monte Alejandro Rubido y Juan José Guerra Abud dejaron el gabinete. Está claro. El Presidente buscó un cambio generacional, pues requería mayor energía y fortaleza en esas áreas. Es cierto, ellos representaban a la vieja guardia, a los expertos, pero algunos mostraron signos de debilidad propios de la edad, complicados algunos casos por estados de salud. Y así nomás no.

III. El reintegro. El único gobernador que llegó al gabinete fue el queretano José Calzada Rovirosa. El Congreso estatal aprobó ayer, en fast track, la solicitud de licencia presentada horas antes por el mandatario, y nombró como sustituto a Jorge López Portillo Tostado, quien era secretario general del Gobierno estatal. En Querétaro, el panista Pancho Domínguez asumirá como gobernador en octubre, pero el saldo es favorable. Calzada, pese a perder las elecciones en junio pasado, llegó al gabinete, pero no en una posición que le permita aspirar a más: la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Francisco Garfias, La apuesta que Rosario Perdio

La nueva titular de la Sedatu aseguró, vía SMS, que su cargo no sería ocupado, en lo inmediato, por un presidenciable. Hace poco más de un mes, Rosario Robles nos apostó que no la moverían de la Secretaría de Desarrollo Social. Perdió. Su lugar ya lo ocupa el excanciller José Antonio Meade. El 17 de julio pasado, la nueva titular de la Sedatu aseguró al reportero, vía SMS, que su cargo no sería ocupado, en lo inmediato, por un presidenciable.

“Miente quien te vende esa idea”, precisó, entonces, la exdirigente nacional del PRD.

Volvió a fallar. Meade aparece ya en todas las quinielas para 2018. La comentocracia lo hizo precandidato presidencial. Basta con revisar los comentarios alrededor de su nombramiento en la Sedesol. El caso del excanciller es único. Va por su cuarta secretaría. El hombre atravesó sin daño la alternancia. En el sexenio del panista Felipe Calderón fue secretario de Hacienda y de Energía. En el de Peña condujo la diplomacia mexicana hasta ayer.

 Rosario nos dijo, en julio pasado, que los que “pesan en el seno del grupo en el poder no están en la lógica” de sacarla de la Sedesol.

Yuriria Sierra, Baraja 2018

Con el anuncio de los cambios en su gabinete, Enrique Peña Nieto abrió su baraja de presidenciables. Siguen los tan mencionados Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, pero ayer la mano de cartas se nutrió. Los movimientos del Presidente colocaron en secretarías estratégicas a quienes no deberemos perder de vista de aquí a 2018: José Antonio Meade, en Desarrollo Social, Aurelio Nuño Mayer en Educación Pública y Claudia Ruiz Massieu, quien ha sido de la(o)s secretaria(o)s mejor evaluadas, despachará Cancillería. Ellos para enriquecer al grupo de precandidatos que se había nutrido con la designación de Beltrones como presidente del PRI. 

De entre esos seis, cæteris paribus (si nada cambia), saldrá el nombre del candidato(a) de Peña para la contienda presidencial. Dicen que Osorio quedó descartado por la fuga de El Chapo, pero ayer Peña le corrió la cortesía de subirlo al templete y de entregar las llaves de los despachos a los nombrados. Acaso sólo como compensación al hecho de que los designados son más afines al equipo y estrategia de Luis Videgaray. Lo cierto es que si ninguno de los dos “superpoderosos” de la primera mitad del sexenio fuera el candidato en 2018, lo será quien mayor posibilidad tenga de ganar de entre los recién nombrados.

Ana Paula Ordorica, Cambios

Los enroques en el gabinete presidencial muestran en quiénes confía el Presidente. Se quedan en el gobierno las tres mujeres que arrancaron con Peña el sexenio, pero dos cambian de cartera. Finalmente el presidente Enrique Peña Nieto anunció cambios en su gabinete. Digo finalmente porque el respiro que le otorgan los movimientos al gobierno se sentía inaplazable. Aquí hemos comentado que en el caso de la Procuraduría General de la República (PGR), el cambio de Murillo Karam por Arely Gómez le permitió un rango de maniobra mucho más amplio al gobierno cuando se dio, por ejemplo, la fuga de El Chapo.

El golpe tan fuerte para el gobierno que significó esa fuga habría sido aun mayor si quien hubiese lidiado con el tema hubiera sido Murillo Karam en la PGR y el desgaste que ya traía, entre otras razones, por el caso Ayotzinapa.

Los cambios anunciados la tarde de ayer otorgan ese oxígeno necesario. Dicen mucho sobre la idea que tiene Peña Nieto para la segunda mitad de su sexenio y para la sucesión presidencial de 2018. A la lista de aspirantes a la Presidencia, que encabezan Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray, se suman ahora José Antonio Meade, Aurelio Nuño y, quizá, José Calzada Rovirosa. Sin olvidar al nuevo presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Pascal Beltrán del Río, El Trump de Caracas

BOGOTÁ.– Han sido días dramáticos en materia de fronteras y migración. Es imposible no estremecerse ante la desgracia de decenas de miles de refugiados de la guerra de Siria y otros conflictos o de la dura miseria de la que huyen de África, Oriente Medio y Asia Central, tratando de llegar a Europa. Víctimas del abuso de traficantes de personas, quienes logran sobrevivir la peligrosa ruta marítima del Mediterráneo y se adentran a pie en los Balcanes y –en imágenes nunca vistas desde la Segunda Guerra Mundial– buscan llegar al centro del continente.

Es descorazonador ver a tantas personas miserables, incluyendo niños, aferrarse a una meta incierta con tal de huir del hambre y la violencia. Pero no lo es menos la historia de centenares de colombianos expulsados de Venezuela por la politiquería del presidente Nicolás Maduro. Un incidente en el que tres militares venezolanos resultaron heridos en un enfrentamiento con supuestos contrabandistas ha servido de pretexto para que el gobierno de Caracas expulse a ciudadanos colombianos que viven en el fronterizo estado de Táchira, que colinda con el departamento de Norte de Santander.

El año pasado visité esa parte de la frontera de Colombia y Venezuela. Vía Cúcuta, viajé hasta San Cristóbal, capital de Táchira, el lugar donde surgió el movimiento de protesta contra el gobierno de Maduro en febrero de 2014. A diferencia de otras zonas de Venezuela, donde los habitantes no tienen otro remedio que aguantar la escasez provocada por la política económica del gobierno, quienes viven en la franja fronteriza podían cruzar a Colombia a adquirir productos de primera necesidad que no hay en su país.


Enrique Quintana, La lógica de los cambios del gabinete

Si el país marchara muy bien, no hubieran tenido sentido los 10 cambios anunciados por el presidente Enrique Peña ayer.

Se quedaron en sus mismas posiciones actores clave, pero los relevos y enroques claramente sugieren que se recogieron las cartas y se volvieron a repartir. Tenemos hoy un nuevo juego.

Hagamos una radiografía de los cambios para dimensionarlos.

Quizás el más relevante de todos es la llegada de Aurelio Nuño al gabinete.

Más allá del gran poder que tenía en la Oficina de la Presidencia, Nuño no era responsable principal de ningún ámbito.

Llegar a la SEP implica una prueba. Ya no cuenta con el cobijo de la casa presidencial, ahora es él quien tiene que exponerse para concretar una de las reformas más trascendentes y ambiciosas del sexenio, que en más de un momento parecía hacer agua.

Aurelio será jugador en el 2018 si hace un buen trabajo desde la SEP.



Otro cambio relevante y sorpresivo es la llegada de José Antonio Meade a la Sedesol.

Aunque ya es la cuarta Secretaría que toma Meade (tras Energía y Hacienda el sexenio pasado y Cancillería, en este), la de Desarrollo Social es completamente diferente. Si en dos años logra reportar una baja en la pobreza, su estatura será de monumento. Y, es factible.

Y obviamente es un jugador para el 2018, sin la menor duda.

Otro caso apreciable es el de José Calzada. Tras la derrota del PRI en Querétaro, muchos lo excluían de una posible posición en el gabinete. ¡Cuánto será la valoración que le da Peña, que con todo y la derrota del PRI en Querétaro, lo invitó!

El estilo moderado y austero de Calzada no deben engañar. Sus habilidades lo hacen competidor de cualquiera. Y es otro de los que podrían ser protagonistas en el 2018.


Raymundo Riva Palacio, Murió la 'presidencia tripartita'

El presidente Enrique Peña Nieto partió el primer cambio estratégico de gabinete en dos partes. Este jueves hizo el primero para oxigenar a su gobierno, eliminar la concentración de poder, tensión y presiones sobre los secretarios de Gobernación y Hacienda, y construir una nueva ecuación en la fase previa a la recta final de la sucesión presidencial en 2018. El diseño de concentración de poder en Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray llegó a su fin, y la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán y el deterioro económico, que redujeron drásticamente los márgenes de negociación política de Peña Nieto, lo tenían colocado en el umbral de quedarse sin opciones para la candidatura presidencial.



Las inclusiones al gabinete son importantes. La más relevante en términos de la modificación radical en el diseño sobre el cual se manejó la Presidencia durante el primer medio de la administración, y por el poder acumulado y la cercanía e infuencia, es la de Aurelio Nuño, quien dejó la Oficina de la Presidencia para relevar a Emilio Chuayffet como secretario de Educación. Esa cartera iba a ser, por diseño, de dos tiempos. El primero sería negociar y consolidar la reforma educativa, que es fundamentalmente administrativa, y la recomposición del poder frente al sindicato magisterial. El segundo, el gran trazo transexenal de lo que debe ser la educación en México.



Chuayffet jugó durante gran parte de la administración como una figura decorativa. La arquitectura de la reforma educativa fue hecha durante el periodo de transición en la oficina de Nuño, donde el redactor de los aspectos claves para el retorno al gobierno de la rectoría de la educación, fue Enrique Ochoa, actual director de la Comisión Federal de Electricidad. Durante la primera parte del sexenio, Chuayffet y el secretario de Educación en la práctica política cotidiana, Luis Miranda, subsecretario de Gobernación, acordaban con Nuño en Los Pinos, quien dictaba los tiempos y las fases de la reforma.

Pablo Hiriart, Los cambios. 
Una evaluación 

Los cambios anunciados ayer inyectan juventud al gabinete, pretenden dar eficacia a la segunda parte del sexenio y abren el abanico para la sucesión presidencial.

Debieron realizarse más relevos para aumentar la credibilidad del gobierno en áreas sensibles, aunque como primer paso la medida tiene rasgos interesantes.

En el evento de ayer llamó la atención la presencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, lo que significó su implícita ratificación en el cargo luego de los cuestionamientos por la fuga de El Chapo Guzmán.



Uno de los nombramientos más relevantes fue el de Aurelio Nuño en la SEP, porque tendrá que operar la reforma para mejorar la calidad de la educación y no únicamente rescatarla de manos del SNTE y de la CNTE, como se ha hecho –afortunadamente– hasta ahora.

Hace falta diálogo del gobierno con la comunidad intelectual y artística del país, y en el gobierno nadie lo puede hacer mejor que Nuño. Es indispensable una apertura de esta administración hacia sectores valiosos de la sociedad que no sean exclusivamente inversionistas y empresarios.



Algo similar ocurre con la designación de José Calzada en Agricultura, una secretaría que tenía abandonado al sector campesino, sin compromiso ni emoción social. Calzada fue un gobernador eficaz, que llevó a Querétaro a ser el estado con mayor crecimiento del país en los seis años de su gobierno.

Llama la atención el nombramiento de José Antonio Meade al frente de Sedesol, ya que esa dependencia ha sido semillero de precandidatos presidenciales (del PRI y del PAN) y el nuevo titular de esa dependencia no es militante de ningún partido político.

De cualquier manera Meade es el miembro del gabinete con más experiencia en el ejecutivo federal (secretario de Energía, Hacienda, Relaciones Exteriores y ahora Desarrollo Social), y por donde ha pasado lo ha hecho bien. Su sencillez e inteligencia es reconocida por todos los que han tenido el gusto de tratarlo.

Macario Schettino, Nueva baraja

En contra de mi intención, tendré que posponer la discusión del exceso de ahorro mundial para concentrarme en algunos temas políticos. Con toda claridad, hemos iniciado el camino a la elección presidencial de 2018, y se van mostrando las barajas que tendremos. O más exactamente, las que tendrán los partidos para ofrecernos, y de donde tendremos que escoger. Ni modo.

Ayer, finalmente, el presidente Peña Nieto decidió hacer cambios en su gabinete. No porque considerara a alguien muy malo para su trabajo, ni nada parecido, sino para preparar su sucesión. Bueno, salvo el caso de Rubido. 

Aunque haya miles de personas que insisten en que los funcionarios son incapaces, o que el mismo presidente debería renunciar, sería poco inteligente hacer caso de esos reclamos. Los hay en todos los países democráticos, y nada tienen de malo, pero tampoco nada de útil. 

Los políticos, en las democracias, se dedican a ganar elecciones. Ése es su trabajo. Si hay la posibilidad, gobiernan, toman decisiones, pero la verdad es que no es ésa su ocupación principal. Hay una famosa (y falsa) frase, muy utilizada: “los políticos se preocupan por la próxima elección, los estadistas por la próxima generación”. La verdad es que si alguien quiere ser estadista, primero tiene que tener más o menos controlada la elección, y después puede pensar en el largo plazo. 



Muchos lo han hecho: Juárez y Díaz, en el siglo XIX; Cárdenas y Salinas, en el siglo XX. Pero tenían mucho cuidado de no perder elecciones, y fue sólo la muerte de Colosio lo que descarriló el proyecto salinista. Pero ése es otro tema.

Creo que el ajuste de gabinete de ayer tiene como objetivo principal preparar candidaturas para 2018. A las ya conocidas de Osorio Chong y Luis Videgaray, en el gabinete, y Manlio Fabio Beltrones, desde fuera, el presidente ha sumado al menos tres: José Calzada, exgobernador de Querétaro; José Antonio Meade, que pasa a Sedesol, y Aurelio Nuño, que deja un puesto de gran poder para ser visible, y con ello apostar al futuro, desde la SEP.


Julio Hernández López, Astillero; Nuño y Meade, precandidatos

Enrique Peña Nieto hizo movimientos de piezas sobre el mismo tablero (endogámicos, de gatopardismo inocultable) para consolidar su misma partida grupal autista y potenciar a dos figuras que desde ahora son virtuales precandidatos a la Presidencia de la República: el chico maravilla de Los Pinos, Aurelio Nuño (el Niño de oro), quien deja la jefatura de la oficina de la Presidencia de la República para asumir una expansiva y futurista Secretaría de Educación Pública, y el transexenal José Antonio Meade Kuribreña, quien fue director de Financiera Rural con Vicente Fox, secretario de Energía y de Hacienda con Felipe Calderón y titular de Relaciones Exteriores y ahora de Desarrollo Social en la administración priísta.

Cierto es que el orgullo de Atlacomulco mantuvo en pie, como tales, a dos de los tres pilares en los que abiertamente se apoyó en la primera mitad de su periodo de gobierno, pues Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray continúan en las secretarías de Gobernación y de Hacienda y Crédito Público (el otro miembro del tripartito círculo íntimo mandante fue Nuño, quien ahora deja la protección de las cortinas palaciegas para tratar de construirse una suerte propia, como figura y ya no más como asesor). 

Pero ha de decirse que el principal beneficiado del desabrido juego de cartas de ayer es el mencionado Videgaray, quien mantiene una relación plena con Meade Kuribreña y un forcejeo semiamistoso con su anterior protegido, Nuño. El denso conjunto de intereses nacionales y extranjeros que convergen en Videgaray se declararía complacido con la candidatura presidencial de éste o de algunos de sus similares, como Meade o Nuño. Si las complicaciones económicas, mundiales y nacionales acaban definiendo la principal postulación priísta de 2018, la nueva triada (Videgaray, Meade y Nuño) estará plenamente disponible, además de que sigue controlando el estratégico espacio de control de Los Pinos, pues en la jefatura de la oficina de la Presidencia de la República queda Francisco Guzmán Ortiz, quien era coordinador de asesores en el equipo que dirigía-dirige el “profe”Nuño.

Enrique Galván Ochoa, Dinero; Perfilan a Meade a la grande

De las cenizas que quedaron de los dos punteros iniciales –Miguel Ángel Osorio Chong, incinerado en la fuga del Chapo Guzmán, y Luis Videgaray, en la mansión de Malinalco, surgió el nuevo prospecto del peñanietismo para la campaña del 2018. Nop. No es Aurelio Nuño, el párvulo del grupo. El efectivo es José Antonio Meade, el nuevo titular de Sedesol, el que tendrá a su cargo convertir a los pobres en votos. Obviamente, ésta es la fórmula atlacomulqueña. Pero está la otra: la de Manlio Fabio Beltrones. Se les coló a la presidencia del PRI y el año próximo tendrá mano en el reparto de los gobiernos estatales. Con mucho tino dijo hace días que la lista no se limitaría a dos o tres nombres: Osorio Chong, Videgaray y Nuño, si no que habría lugar para más. Ahí está Meade, y obvio, el propio Beltrones. La ventaja de Meade sobre Beltrones es que no inspira miedo. Hizo un papel efectivo, discreto, en Hacienda, en la parte final del calderonismo. Como nota de humor podría añadirse que finalmente fue atendido el reclamo de Murillo Karam: lo mandaron a descansar.

Las subastas de dólares

Uno de los temas que serán abordados en el Senado al reanudarse las sesiones normales será el de las subastas de dólares del Banco de México. El senador Mario Delgado opina que los dólares subastados hasta ahora, no alcanzan a revertir la depreciación y disminuyen las reservas. De acuerdo al último reporte del Banxico, las reservas han disminuido de 198 mil 320 mdd en abril, a 188 mil 347 mdd hasta el 14 de agosto de 2015. ¡Son 10 mil millones de dólares menos, o casi! El ex secretario de Finanzas del gobierno perredista de la capital, opina que la Comisión de Cambios y el Banxico, debe explicar bajo qué criterios llega a la determinación de intervenir en el mercado cambiario por medio de subastas; cómo define los montos, y si el resultado de estas medidas preventivas arroja los resultados esperados en la economía del país’’.

Automóviles sin llave

Vaya dolor de cabeza que tiene un grupo de los principales fabricantes de automóviles: BMW, Daimler, Fiat Chrysler, Ford, General Motors, Honda, Hyundai, Nissan, Toyota y Volkswagen. Han sido demandados por 28 consumidores en Estados Unidos por ocultar supuestamente los riesgos de intoxicación por monóxido de carbono en más de cinco millones de vehículos equipados con sistemas de arranque sin llave. ¡Caray! Y se considera hasta hoy un gran avance de la industria. De acuerdo a la demanda presentada en un tribunal federal de Los Ángeles, el monóxido de carbono se emite cuando los conductores abandonan sus vehículos en funcionamiento después de llevarse la llave electrónica con ellos, con la creencia ‘‘errónea’’ de que los motores se apagarán. ‘Los 28 demandantes, dice un comunicado de prensa, señalaron que esta situación puede ocasionar lesiones o provocar la muerte a las personas que inhalen dicho monóxido de carbono y aseguraron que estos casos podrían haber provocado trece defunciones en el país. Ufff!!!

Carlos Fernández-Vega, México SA; Cambios para no cambiar

Para “mover a México” el inquilino de Los Pinos recurrió al viejo truco de modificar todo para no alterar nada, pues cree que con el reacomodo (o permuta, si se prefiere) de las mismas fichas quemadas el problema se resuelve. Y en este sentido de nueva cuenta perdió la oportunidad de corregir y hacer algo positivo, ya que ni lejanamente consideró uno de los cambios reales más urgentes para el país, es decir, la remoción del “ministro del (d) daño”, quien se ha convertido en un verdadero lastre para el desarrollo nacional.

Ninguno de los integrantes del gabinetazo peñanietista ha brillado, salvo por sus excesos y resbalones a lo largo de la primera mitad de la actual administración. A tres años de distancia, ni uno solo registra los “buenos resultados tangibles” ofrecidos por el inquilino de Los Pinos en el arranque sexenal. Eso sí, todos le salen debiendo al país, y en qué proporción, pero si de adeudo se trata Luis Videgaray no tiene parangón.

El virrey de Malinalco se queda, pero el inquilino de Los Pinos decidió “mover” a Rosario Robles, quien no dio una en lo que el gobierno denomina “política social”, a menos que 3.5 millones adicionales de pobres por ingreso sea un “buen resultado tangible”. Entonces, ¿qué puede esperarse de esta señora en su nueva chamba? ¿Por el simple cambio de oficina mejorará su actuación? Es previsible que lo que hizo muy mal en Sedesol ahora lo haga en la Sedatu. Y lo mismo se aplica para el resto de las fichas.

jueves, 27 de agosto de 2015

Principales Plumas Nacionales


Editorial EL UNIVERSAL, Rescate a la ciudad-lago

El lugar que hoy conocemos como la ciudad de México y su zona aledaña fue alguna vez el gran Lago de Texcoco, del cual hoy sólo quedan remanentes. La destrucción de ese antiguo cuerpo de agua cambió el panorama de esta zona, pero no alteró las condiciones climatológicas y orográficas que le permitieron nacer. Por eso las inundaciones siguen presentándose en la urbe, particularmente en el oriente, donde las obras hidráulicas de varios gobiernos federales y estatales han prometido cambios duraderos que siguen sin llegar.

En unos años será diferente, dice en entrevista con EL UNIVERSAL Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Conagua, pues la zona oriente —cada año afectada por inundaciones— se beneficiará de un plan hídrico sin precedente en el país, afirma.

El proyecto va de la mano con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el cual se asentará en la zona colindante con municipios como Nezahualcóyotl, Ecatepec, Chimalhuacán y Texcoco, que suelen sufrir inundaciones. La obra, añade Ramírez de la Parra, ayudará a los casi 7 millones de personas que habitan la zona conformada por esas localidades. “Muchas de estas obras están conceptualizadas desde hace 10 años y no se habían podido hacer por falta de presupuesto”, dice el titular de Conagua.

No se trata sólo de entubar flujos provenientes de la precipitación pluvial y mandarlos al desagüe, como se pudiera pensar; una salida fácil del pasado que desaprovecha recursos naturales cada vez más escasos. Más bien se creará un sistema lagunario para captar el agua de lluvia. A lo anterior se suman 21 plantas de tratamiento para revertir el estado actual de los ríos de la zona oriente, que llevan aguas negras.

Parece la solución duradera que se necesitaba desde hace siglos en la zona. Aun así, no hay que echar campanas al vuelo. Asumiendo que el plan es el adecuado, todavía queda el riesgo de la instrumentación. En el pasado, obras destinadas a impedir inundaciones en Tabasco, Estado de México o en la misma ciudad de México han resultado en sonoros fracasos, ya sea por errores o por beneficiar a privados a costa de la calidad de los materiales empleados o del rigor.


Bajo Reserva Periodistas EL UNIVERSAL 

Basave y la fractura de Los Chuchos

El pleito de Los Chuchos, la fractura en la corriente Nueva Izquierda, está poniendo en riesgo la posibilidad de que el diputado electo Agustín Basave tenga una llegada más tersa a la presidencia del PRD, al relevo de Carlos Navarrete. Don Agustín, reconocido académico que apenas se afilió al perredismo, tiene el apoyo de las tribus más importantes del partido, con excepción de IDN, de René Bejarano, y de una parte de Los Chuchos. Para apoyarlo en sus aspiraciones, Navarrete y Guadalupe Acosta Naranjo —ahora ex Chucho— acudieron a la sede nacional amarilla. Sin embargo, no lo hicieron Jesús Zambrano y Jesús Ortega. Nos dicen que es parte de la división entre ellos, pero también una señal de que su hegemonía está llegando a su fin. Faltan tres semanas para el relevo y Basave no tiene asegurada la silla, nos comentan.

La frase de Graco

Una metáfora utilizada en el Foro Banorte 2015, Estrategia México, en la mesa Entidades Cooperativas, llamó la atención entre los banqueros y los hombres de negocios, nos comentan. Hay que apostarle al mercado interno frente a la inestabilidad internacional. Si México tiene naranjas, no debe importar jugo, no puede seguir comprando gasolinas en el exterior, dijo el gobernador de Morelos, Graco Ramírez. En el panel estuvieron los gobernadores del Estado de México, Eruviel Ávila; de Puebla, Rafael Moreno Valle, y el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera.

Demostración de fuerza en Durango

En la sede de la Feria de Durango, el campesinado leal al PRI mostró “músculo” en la inauguración del Congreso de la Confederación Nacional Campesina. Pero también, desde el templete se mandó un mensaje de fuerza partidista que hace mucho no se veía, nos dicen. El presidente Enrique Peña Nieto tenía a su lado al líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones; al próximo coordinador en la Cámara de Diputados, César Camacho; al secretario de Gobernación, Miguel Osorio, y a un grupo compacto de integrantes de su gabinete. Ahí, también estaba la secretaria general del tricolor, Carolina Monroy del Mazo, y siete gobernadores. Arriba del templete los líderes y abajo el campesinado gritando porras y aplaudiendo, como en los viejos tiempos.

Benito Nacif Hernández, El debate sobre dinero público a los partidos

Cada año, el INE incorpora en su presupuesto el monto correspondiente al financiamiento público para los partidos políticos. Hace un par de días, la comisión encargada de revisar el presupuesto de 2016 anunció que el INE solicitará a la Cámara de Diputados 4 mil 31 millones de pesos para este fin. La bolsa se calcula multiplicando el 75 por ciento del salario mínimo vigente en el DF por el número de personas inscritas en el padrón electoral. El INE tiene la responsabilidad de hacer el cálculo, formular el requerimiento, distribuir el dinero entre los partidos políticos, ministrarlo mensualmente y fiscalizar su ejercicio. Propiamente, no son recursos del INE sino de los partidos políticos.

No obstante, cuando el INE da a conocer el presupuesto anual que solicitará a la Cámara de Diputados —como ocurrió esta semana—, el financiamiento público a los partidos es el que mayor polémica genera. A pesar de que la institución se introdujo desde la reforma política de 1977, sigue teniendo una aceptación limitada en la opinión pública. Muchas personas se preguntan por qué tenemos que darles tanto dinero a los partidos políticos y si no sería mejor que se financiaran con aportaciones voluntarias de ciudadanos en vez hacerlo con impuestos.

Como todas las instituciones, la razón de ser del financiamiento público de los partidos políticos en México se encuentra en la historia. Fue una de las claves que permitieron una transición ordenada y pacífica de un régimen de partido único a un sistema democrático competitivo. La introducción de un esquema amplio de financiamiento público a los partidos ocurrió tras la reforma electoral de 1996. La reforma aceleró la necesaria separación entre Estado y partido gobernante. Al mismo tiempo, permitió a los partidos de oposición realizar campañas electorales realmente competitivas. Tras la reforma de 1996, la competitividad electoral aumentó significativamente y la alternancia en el partido gobernante se volvió parte de una nueva normalidad.

Javier Tejado, La tarea fallida del INE

Con la reforma electoral del 2014, el INE tuvo —entre otros— un nuevo mandato: la fiscalización oportuna de los gastos en campaña. En la Constitución y en la ley se plasmó que si un candidato ganador rebasaba significativamente el tope de gastos de campaña o utilizaba recursos ilícitos, su triunfo no debería valer. El propósito era sencillo: evitar que quienes ganaron una elección con ventajas indebidas asumieran el cargo. Ese fue el corazón de la reforma en materia de fiscalización. Los resultados de la fiscalización del INE debieron estar antes de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial (TEPJF) “califique” la elección. Esto es, antes de que el TEPJF dé los resultados finales de quiénes integrarán la nueva Cámara de Diputados.

Pero los nuevos diputados federales tomarán posesión este sábado y el INE no pudo cumplir con su misión. Esto, pues el Tribunal Electoral ya sentenció, de manera definitiva, que el INE no resolvió las denuncias por rebase de topes de gastos de campaña. Incluso, en el comunicado 279/2015, el Tribunal Electoral señala que su pleno “determinó que la autoridad administrativa no fue exhaustiva en la valoración de las pruebas, por lo cual se revocaron las resoluciones respectivas…” y que “el rebase del tope de gastos de campaña no puede, en esta ocasión, ser considerado como causal de nulidad de la elección, porque hasta este momento no existe la verdad legal, definitiva, de lo que ha sucedido con los gastos de campaña en las respectivas elecciones”.

Esto dejó a 79 candidatos ganadores con procedimientos abiertos, pero ya no perderán su triunfo, aun y cuando se les compruebe que hicieron trampa con recursos de quién sabe qué fuente de financiamiento. Con esto, el propósito de la reforma constitucional se incumplió. ¿Cómo llegamos a este incumplimiento? Primero, el INE retrasó la modificación o adecuación de diversos reglamentos para hacerlos vigentes con la nueva legislación electoral. Segundo, a pesar de que la toma de protesta de los nuevos consejeros del INE fue el 4 de abril de 2014, no fue sino hasta el 30 de septiembre —casi seis meses después de su llegada— que el INE asignó a una empresa (Scytl) el proyecto de fiscalización en línea. Proyecto que como sabemos fracasó en diciembre de ese mismo año.

Edmundo Jacobo Molina, Para leer la fiscalización

La generalización simple se contrapone por principio al análisis riguroso y preciso. Es el caso del artículo del Sr. Tejado Dondé, Crimen organizado en el Congreso, en el que sostiene que el trabajo de las autoridades electorales en materia de fiscalización está mal hecho y con ello sugiere que los cargos de elección para integrar la Cámara de Diputados están ocupados por ciudadanos de dudoso perfil. Incluso, llama “indiciados” a 79 diputados electos, sobre quienes se presentaron quejas por posible rebase de topes de gastos de campaña: ¿en qué norma el rebase es un crimen?

Ofrezco elementos y datos duros, objetivos y verificables, para valorar el trabajo del INE en materia de fiscalización, con el interés no sólo de aclarar afirmaciones al menos imprecisas, sino también porque el tema reviste una importancia que exige claridad, rigor y veracidad.

1. El INE aprobó un presupuesto para fiscalización en 2015 de 244.2 millones de pesos, ni un peso más. De ese presupuesto, 61 millones se previeron para contratar a un proveedor que desarrollara e implementara el Sistema de Contabilidad en Línea que mandata la ley. El contrato con la empresa Scytl no se rescindió “por diferencias con el INE”, como afirma el articulista, sino por un incumplimiento probado y demostrado de la empresa. El INE NO gastó esos 61 millones de pesos y, por el contrario, la empresa pagó la pena correspondiente. Fue así que el INE tuvo que hacerse cargo del sistema, que desarrolló con apoyo de la UNAM (a la cual pagó 4.4 millones, y no 25 como lo afirma el Sr. Tejado), y que posibilitó la revisión y compulsa de un millón 99 mil 619 operaciones de candidatos y partidos. El sistema desarrollado por el INE es la herramienta que posibilitó la implementación de la reforma político electoral en materia de fiscalización.

2. Para cumplir con su obligación de fiscalizar todas las elecciones en el país, el INE fiscalizó los recursos de 13 mil 550 candidatos a distintos cargos de elección popular, equivalentes a más de 3 mil millones de pesos. En total, se revisaron 22 mil 913 informes de campaña en un plazo récord de 44 días. ¿Sirvió de algo? Juzgue usted. El INE pudo detectar y demostrar gastos no reportados por más de 106 millones de pesos; verificó un padrón de 19 mil 86 proveedores de partidos; obtuvo 40 mil 66 testigos de propaganda en vías de comunicación y detectó 6 mil 863 inserciones en medios impresos.

3. Como resultado, el INE comprobó el rebase de tope de gastos de 32 candidatos, ninguno en la hipótesis de nulidad, debido a que, de acuerdo a la ley, no basta con rebasar los topes para anular una elección: es necesario que el rebase sea por más de 5 por ciento, también se requiere que quien haya rebasado sea el ganador, y que entre éste y el segundo lugar haya menos de 5 puntos de diferencia. La consecuencia final: el INE impuso a los partidos sanciones que sumaron más de 339 millones de pesos.
4. Finalmente, lo que resolvió el TEPJF el 20 de agosto no fue sobre la fiscalización y los dictámenes consolidados aprobados por el INE, como afirma Tejado. Lo que resolvió fueron impugnaciones sobre resoluciones de 249 procedimientos sancionadores (quejas) resueltos por el Consejo General del INE el 12 de agosto; sólo 8 fueron revocadas por el Tribunal.

Jesus Reyes Heroles, La inflación que viene

Autoridades repiten incansablemente que la depreciación del peso no ha incidido en la inflación. Más aún, algunas afirman que no permitirán que eso suceda. La sociedad está sorprendida por la situación y atónita con el planteamiento de la Procuradora Federal del Consumidor. Por lógica económica es inevitable que una devaluación prolongada del peso, un tipo de cambio más alto, tarde o temprano incida en los precios, si bien algunos factores pueden retrasar y/o atenuar dicho impacto. Lo que no es razonable es suponer que no va a suceder, y mucho menos que se evitará con un “operativo a nivel nacional que permita controlar el incremento de precios injustificado”.

A partir de septiembre de 2014 el tipo de cambio nominal aumentó de 13.2 a 17.1 pesos por dólar, un incremento nominal de 29.5 por ciento. En tanto, durante el mismo periodo, los precios al consumidor aumentaron sólo 2.1 por ciento, esto es, una diferencia de 27.4 por ciento entre ambos. El último dato del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) indica que la inflación anual de la primera quincena de agosto fue la más baja de la historia (2.6 por ciento). Ésa es la información que da lugar a la afirmación de que el tipo de cambio no ha afectado los precios.

Entre los factores atenuantes que explican ese resultado se encuentran una disminución del precio del gas natural y que el precio de los combustibles no ha sufrido modificación desde enero. Ambos factores contribuyeron a una disminución de las tarifas eléctricas. También inhibe y retrasa el alza de precios una economía que crece a tasas muy bajas, y genera un creciente desempleo. Por lo pronto, en el corto plazo los salarios han observado un ligero aumento real.


Frentes Políticos

I. Fortalezas. Es innegable que la labor de Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda y Crédito Público, es acertada, pues como lo afirmó, pese al entorno global, crece el empleo y el consumo, por lo que el alza del dólar no se ha traducido en un incremento de la inflación. Ante la volatilidad financiera internacional, el gobierno de la República actuará con responsabilidad para evitar que sea afectada la economía de las familias mexicanas, aseguró el funcionario. Ayer, Videgaray nombró a Norma Alicia Rosas Rodríguez como presidenta de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, en sustitución de Manuel Aguilera. Reforzar el entorno nunca está de más.

II. Para el análisis. Aristóteles Núñez Sánchez, jefe del Servicio de Administración Tributaria, afirmó que la Secretaría de Hacienda y analiza la posibilidad de proponer al Congreso cambios al marco fiscal para otorgar estímulos a los contribuyentes en 2016, sin poner en riesgo la evolución de los ingresos tributarios, la estabilidad de las finanzas públicas ni el crecimiento económico. La premisa, dijo, es cuidar las finanzas públicas el próximo año ante un entorno económico mundial muy complicado, en el que lo primero que hay que asegurar es que los ingresos del país permitan mantener finanzas públicas sanas.

III. ¿Amarrado? Para Luis Miguel Barbosa, recientemente ratificado como coordinador del grupo parlamentario del PRD en el Senado, el diputado electo Agustín Basave será el próximo dirigente nacional de ese partido político. Que ya hay un acuerdo, pero es producto de negociaciones entre las corrientes políticas, advirtió. El asunto se ve planchadito. Muy mal. Si llega Basave, quien hasta no hace mucho era priista y ahora se hizo perredista, quiere decir que las cosas siguen tambaleándose al interior del PRD, pues su eventual llegada representará un portazo para Armando Ríos Piter, Zoé Robledo y Fernando Belaunzarán. ¿Y los méritos? Seguro no estarán muy contentos, ¿no?

Francisco Garfias, Y Rosario “Las pendejeó”

Ernesto Cordero calificó la actitud de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, de “arrogante y soberbia”. Pasadas las once de la mañana entró la llamada de Ernesto Cordero al celular del reportero. El senador del PAN había leído en este espacio sobre los roces que tuvo con Rosario Robles durante la comparecencia de la secretaria de Desarrollo Social ante la Segunda Comisión de la Permanente.
De entrada, el panista calificó la actitud de la funcionaria de “arrogante y soberbia”. Dice que fue grosera con dos diputadas. A la panista Gloria Bautista le reprochó estar hablando por teléfono. “A otra diputada del PRD le dijo, con ironía, que la Cruzada contra el Hambre no es un programa y que, si no entendía, ella se lo explicaba”.

“En síntesis, las pendejeó”, remató Cordero. Durante su comparecencia, el martes pasado, Rosario dijo que le sorprendía que, cuando llegaba a zonas ubicadas como las más pobres de México, le dijeran que por allí no había pasado ningún secretario de Desarrollo Social. La puya era directa contra Cordero. El panista ocupó lo que en Los Pinos llaman “la Secretaría Santa Claus” en el lapso 2008-2009, antes de ser titular de la SHCP.

Yuriria Sierra, La e-nfamia (leáse “infamia”)

¿Qué razón puede provocar que un hombre asesine a una reportera y a un camarógrafo mientras realizan un enlace en vivo para un noticiero? Más: ¿que grabe un video con su celular de los disparos con arma que acaba con la vida de sus víctimas? Y peor: ¿que lo suba a su Twitter? Nos hemos ido acostumbrando a la violencia de tal forma que hay quienes creen que generarla y difundirla es una proyección válida ante el mundo. Y es que la explosión de las redes sociales ha generado la, casi siempre, equívoca fantasía de que la fama (o en estos casos la infamia) está al alcance de un click. Las redes sociales se han convertido, en estos casos, en un venenoso caldo de cultivo en el que aparente, engañosa y abominablemente se sacia la sed de notoriedad. 

Actos inauditos, irracionales, que forman parte de una esfera de violencia en la que cabe cualquier tipo de actos, desde las atrocidades que se cometen contra sociedades enteras hasta aquellas que son cometidas por sujetos que responden a estímulos personalísimos, pero que llevan la marca de la época en la que se cometen. En redes sociales encontramos miles de casos, tristemente. Ejecuciones del Estado Islámico contra periodistas o cristianos; ciudadanos rusos agrediendo a la comunidad LGBT; hombres o mujeres violentando a sus niños y/o mascotas; adolescentes que graban sus peleas con compañeros de clase y más. Muestras de una violencia irracional que merecen, según los responsables, exposición en todas las plataformas. Espejismo estúpido, tóxico apetito de fama, caldero de egos rotos, reflector de todas las sombras, criadero de bestias…

Pascal Beltrán del Río, No al concenso

Todavía no se instala la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión y ya podemos adivinar cuál será su primera víctima: el consenso de los partidos representados. Los hechos del último año, que tanto han costado en imagen al gobierno federal, también han logrado destruir el ánimo de construcción de acuerdos que se dio entre las tres principales fuerzas políticas en los albores del actual sexenio.

Hoy el PAN y el PRD nada quieren saber del Pacto por México. Lo han negado –no tres, sino muchas veces–, como si no hubiesen ido eufóricamente a firmarlo en diciembre de 2012. Antes de las elecciones de junio pasado, parecía un hecho que los líderes del PRI, PAN y PRD, que se encargaron de materializar los acuerdos previstos en el Pacto, serían los coordinadores de sus respectivos partidos en la Cámara de Diputados a partir de septiembre.

César Camacho, Gustavo Madero y Jesús Zambrano se inscribieron para ello como candidatos plurinominales, pero sólo Camacho llegó a la meta. En el camino quedaron Madero y Zambrano, víctimas de desacuerdos internos, pero también de un espíritu que se está apoderando de la oposición: colocarse lo más lejos que se pueda del gobierno federal y su partido.

José Buendía Hegewisch, PAN y PRD, sin rumbo

Las maniobras de burocracias partidistas del PAN y del PRD hablan, con elocuencia, de la castración de liderazgos... La vieja oposición de la alternancia no puede romper con fórmulas gastadas y abrirse a actuar diferente, a pesar de la retórica de renovación de las élites partidistas. La dimisión de la dirigencia del PRD y el relevo en el PAN, ante los peores resultados electorales en décadas, han dado lugar a maquinaciones cada vez más burdas y menos convincentes de cambios engañosos e imagen. La simulación es, otra vez, la lógica y el recurso manido para asegurar cuotas de poder entre los grupos, que incluso improvisan liderazgos, como si se trasmutaran de la capa de un prestidigitador.

Las maniobras de burocracias partidistas del PAN y del PRD hablan, con elocuencia, de la castración de liderazgos y la posibilidad de renovación. Los partidos, como decía Gilberto Rincón Gallardo tras salir del PRD, son máquinas trituradoras de sus cuadros. Para fortuna de un gobierno, en este caso, con margen de maniobra recortado, pero sin la exigencia de una oposición que le demande más que permanecer en el statu quo, a costa incluso del desprestigio.

Con sus procedimientos muestran que, entre las causas de la crisis de liderazgos políticos, están las prácticas de control de sus cúpulas. Viven de la alteración aparente de sus causas, de los objetos verdaderos de sus actos. A pesar del desgaste que les arrojaron las urnas, sus procesos de “renovación” se orientan exclusivamente a la definición de estrategias hacia 2018; de alianzas entre grupos sin planteamientos o reformulación de identidad y agenda de temas para tratar de volver a conectar con la gente.


Pablo Hiriart, Basave, el Maximiliano del PRD

Al parecer ya hay consenso entre las tribus del PRD para que alguien de fuera del partido los vaya a dirigir porque entre ellos no se tienen confianza. Se trata de Agustín Basave, expriista que ayer miércoles se incorporó a las filas perredistas.

Debe ser caso único en la historia mundial de los partidos políticos, en que los militantes de una organización traigan a una persona ajena a sus filas para que los dirija.

La aceptación de Basave como el más viable candidato a la presidencia del PRD descubre el tamaño de su crisis, pues no tienen a nadie digno de dirigirlo.

¿Tiene sentido que exista un partido así, que aspira a gobernar el país pero se declara incompetente para gobernarse a sí mismo?

El propio Basave admitió que se trata de una situación anómala. Lo dijo así en entrevista con Misael Zavala, de El Universal:

“En circunstancias normales, una presunta candidatura como la mía sería anormal. 

Pero en circunstancias anormales como las que hay, a mí me parece un poco normal. La mía se aproxima a ser normal”.

Así se expresa el Maximiliano que trae el PRD para que los dirija.

El currículum de Basave es más interesante aún.

Fue diputado federal del PRI en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Luego, con Ernesto Zedillo, ocupó la Dirección General de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobernación, y después en ese mismo gobierno se fue a dirigir la Fundación Colosio, del PRI.

Cuando el PRI perdió el poder, Basave se incorporó al gobierno de Vicente Fox como embajador en Irlanda en 2001, renunció al PRI, y duró en el cargo hasta 2004.

Macario Schettino, Desequilibrios del ahorro

El martes propuse una hipótesis acerca de lo que ocurre con la economía global, pero me parece que no lo hice muy bien, porque algunos lectores acabaron más confundidos. Ahora intentaré explicar mejor, espero lograrlo.

Hay dos fenómenos globales que se confunden. Por un lado, tenemos un desajuste financiero, y por otro asistimos al fin del modelo chino. Son dos cosas diferentes, no totalmente independientes, pero que conviene analizar por separado. El modelo de crecimiento chino es el mismo que usaron antes Japón y Corea. Se trata de invertir mucho para crecer rápido. Pero invertir mucho exige grandes cantidades de ahorro, que sólo son posibles si la población reduce mucho su consumo. Eso pudo lograrlo Japón porque salía de la Segunda Guerra Mundial, y Corea y China por su gobierno autoritario. Puesto que la población consume poco, y el país produce mucho (para eso era la inversión), entonces hay que deshacerse de la producción exportando. 

Por eso este modelo es interpretado por muchos como “promotor de exportaciones”. 

Este sistema funciona bien mientras la población aguanta, pero conforme el ingreso crece, el aguante se acaba. Más o menos al llegar a 12 mil dólares en el PIB per cápita (PPP), la población empieza a perder la paciencia, y el gobierno tiene que equilibrar su modelo. Japón inició el proceso en los setenta, pero para los años ochenta se creó una burbuja inmobiliaria que al estallar estancó al país. Puesto que están estancados en un muy alto ingreso, no es un problema grave. Corea empieza su ajuste a inicios de los noventa, sufre la crisis asiática en 1997, y desde entonces tiene un crecimiento moderado.

China iba a empezar su proceso en 2009, pero frente a la caída de sus exportaciones a Estados Unidos, optaron por posponer el alza en consumo y relanzaron la inversión Y ya no han podido parar ese proceso, que los ha llevado a duplicar la deuda en ese lapso, y a empezar a sufrir burbujas especulativas. Es decir, parece que China sufre ya problemas de caída en su crecimiento y desorden financiero, mucho antes de lograr algún avance en el incremento del consumo. Y las medidas del gobierno (devaluación, reducción de tasas, intervención en la bolsa) parecen no tener ninguna lógica detrás. Ya veremos.

Enrique Quintana, ¿Malbarata las reservas el Banco de México?

Desde el 1 de julio y hasta el día de ayer, el Banco de México ha subastado 6 mil 677 millones de dólares a través de los dos mecanismos de subastas que tiene. 

Un monto de 1 mil 109 millones de dólares se han subastado al elevarse el valor del dólar en más de 1 por ciento diario, mientras que los otros 5 mil 568 millones se han vendido en el marco de las subastas sin precio mínimo.

Respecto a estas subastas se ha dicho que “malbaratan” las reservas o que “esfuman” los dólares. 

Entre el último día de junio y el dato más reciente, las reservas internacionales han bajado de 192 mil 403 millones de dólares al final de junio a 187 mil 333 millones al 21 de agosto, es decir, hay una caída de 5 mil 70 millones.



Respecto a este proceso, lo primero que hay que entender es que la variación de las reservas internacionales no modifica el balance del Banco de México, sino sólo produce un cambio en la composición de sus activos.

Imagine que usted tiene ahorros en dólares pero también en pesos. Si, en cierto momento, usted vende sus dólares y los pesos que obtiene en esa venta los deposita en su cuenta en pesos, no está reduciendo sus ahorros sino sólo modificando su estructura. Lejos de “malbaratar” las reservas, cuando el Banxico hace este tipo de operaciones tiende a hacer muy buen negocio.

El Banxico acumuló reservas cuando el valor del dólar era de menos de 14 o incluso de 13 pesos, y ahora vende dólares arriba de 17. Si eso es malbaratar las reservas… no sé lo que sea venderlas bien.

Este resultado ha sido tan favorable para Banxico que en el primer semestre del año, su resultado financiero arroja una utilidad de 139 mil millones de pesos.

Hay que recordar que el año pasado el Banxico generó un remanente de operación de 31 mil 449 millones de pesos que fue entregado a Hacienda y que implicó una entrada adicional nada despreciable. 

Para el 2016, si las cosas siguen como ahora, la venta de reservas del Banxico será un negocio en el que no sólo ganará Hacienda, sino también el gobierno y probablemente sea un amortiguador de los menores ingresos petroleros que seguramente tendremos en el 2016.

Jorge Suarez, La gran crisis china apenas empieza

La economía mundial se queda sin motores de crecimiento. Hace diez años, había tres: la fuerte expansión china, la segunda economía más grande del mundo; la de países emergentes como los de América Latina y Asia, proveedores de materias primas para el insaciable apetito chino; y la estadounidense, resultado del fuerte aumento en la productividad por la adopción de nuevas y poderosas tecnologías, como Internet, y de la ubicuidad de la telefonía celular y de computadoras personales que daba origen a nuevas y prósperas empresas. Hoy, los tres motores se apagan por distintas razones. Podemos afirmar que el crecimiento mundial en la próxima década (y quizá más allá de eso) será mucho menor al que vimos en la primera del nuevo milenio.



El factor que más influyó en el crecimiento mundial es el vertiginoso crecimiento de la deuda a todos los niveles, principalmente en países industrializados, los que más peso tienen en la economía global, y sobre todo en China. Se estima que el endeudamiento total de esa nación pasó de siete billones (millones de millones) de dólares en 2007 a 28 a mediados de 2014. Eso equivale a 282% del PIB. No toda deuda es necesariamente mala, mucho depende de qué se hace con ésta. En el caso chino, desafortunadamente, una parte importante del endeudamiento está relacionada con bienes raíces. Los gobiernos locales de China promovieron la inversión inmobiliaria para generar inversión y crecimiento. 



En un país donde no existen impuestos prediales, la venta de terrenos a desarrolladores inmobiliarios fue una forma eficiente para que gobiernos locales se hicieran de recursos fiscales, que utilizaron para hacer obra pública y generar más inversión. Ésta se hizo sin ton ni son, e incluso se llegó a destruir obras en perfecto estado para construir nuevas. El objetivo era simplemente crecer y generar empleo en un país donde el gobierno central indica cuál es la cuota de crecimiento para cada provincia.


Julio Hernández López, Astillero; PRD: Agustín Basave, enfilado

Agustín Basave Benítez está enfilado a la sucesión de Carlos Navarrete en la presidencia del Partido de la Revolución Democrática. Al afiliarse ayer a esa organización, que en tiempos recientes ha ganado relevancia informativa más bien por las renuncias a ella, quien ha sido profesor y directivo de la Universidad Iberoamericana en su campus Santa Fe da indicios de que los principales factores decisorios del sol azteca (los jefes de las corrientes internas) le han allanado al camino, no para aceptarlo como “externo”, pero sí como miembro formal de ese partido en crisis, ya siendo un “interno”.

El retorno a la política ejecutiva del académico nacido en Monterrey el 21 de septiembre de 1958 tendrá cuando menos dos significados (si el próximo consejo nacional del PRD lo convierte en dirigente): por una parte, el evidente intento de corregir la perniciosa práctica de las corrientes como entes secuestradores del quehacer de ese partido y, en particular, como segunda consecuencia, la reducción del predominio de una de esas corrientes, Nueva Izquierda, comúnmente identificada por el hipocorístico de sus principales jefes y fundadores, Los Chuchos.

Sin embargo, las buenas intenciones que pudieran perfilarse con la llegada de Basave están obviamente condicionadas al margen real de operación que le dejen esos mismos grupos que hoy le empujan al poder partidista: Carlos Navarrete (quien le ofreció la posibilidad de ser su sucesor), Guadalupe Acosta Naranjo (uno de sus principales impulsores) y Héctor Bautista, en nombre de Alternativa Democrática Nacional (ADN). Y los frenos y condiciones que imponga la fuerza estructural que conservan Jesús Ortega y Jesús Zambrano, tácticamente menos presentes en la coyuntura pero de ninguna manera marginados o en vías de exterminio político.

Enrique Galván Ochoa, Dinero; Señor Carstens: deje de vender dólares baratos a los ricos

Cuando se habla de disponer de alguna porción razonable de las reservas internacionales de dólares para invertirlas en infraestructura, y de ese modo reactivar la economía y crear empleos, las voces de los economistas ortodoxos se alzan airadas. “Las reservas son reservas”, dijo alguna vez el ex gobernador del Banco de México Guillermo Ortiz, cuando alguien propuso que se utilizara una pequeña parte para financiar la construcción de una refinería. Los penchynas, sin embargo, prefirieron entregar el petróleo al extranjero. Pero no son tan sagradas. Estos días hemos venido viendo cómo el Banco de México dispone de la reserva para vender dólares a precio blando a los bancos comerciales, bajo el supuesto de que con ello detendrá la devaluación, pero sucede lo contrario. 

En la práctica los banqueros revenden las divisas y ya veremos al cierre del año sus abultadas ganancias cambiarias. Ayer, por ejemplo, el banco central subastó 103 millones de dólares a $17.15 pesos por unidad entre ocho bancos. (¿Cuáles fueron los beneficiados? Eso es secreto de cuates). Con excepción de Scotiabank, los demás estuvieron vendiendo al mayoreo a un precio más alto, como puede verse en el cuadro. Algunos reconocidos expertos opinan que si se trata de retener a los inversionistas que tienen bonos del gobierno, hay que subir la tasa de interés, no rematar las reservas. Señor Carstens: deje de hacer más ricos a los ricos.

Morena vs Mancera

Van a ser turbulentos los tres años que le quedan a Miguel Ángel Mancera en el gobierno capitalino. Morena no reconocerá a sus delegados en Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Coyoacán e Iztacalco, aun cuando el Tribunal Electoral del Distrito Federal resuelva a su favor. El partido de Andrés Manuel López Obrador exige que se reconozca el triunfo de sus candidatos, limpiando la elección del 7 de junio, “porque son resultado del fraude electoral y de la delincuencia organizada”, dice. En opinión de Clara Brugada, “no habrá gobernabilidad en la ciudad de México, si no se limpia el proceso. Simplemente, Mancera es para la ciudad lo que Fox para México, una decepción de gobernante y un traidor a la democracia”, afirma. ¡Ouch!

El hoyo presupuestal

El agujero que producirá la caída del precio del petróleo en el presupuesto del próximo año será de 326 mil millones de pesos, de acuerdo al investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Fernando Ramones Fernández. Toma en cuenta para llegar a ese cálculo los siguientes factores: producción, 2.25 millones de barriles diarios; precio, 49 dólares el barril, y tipo de cambio, 17 pesos por dólar. El precio es el que establece el “seguro petrolero” que Hacienda contrató sobre 212 millones de barriles, aunque no es la producción total. ¿Cómo se podrá cubrir el faltante? Son varias las opciones: reducir el gasto corriente (muy difícil, el gobierno no sabe gastar menos), aumentar impuestos y contraer más deudas. Otra remota opción sería que ocurriera un milagro y que el precio del petróleo subiera a 73 dólares el barril.

Carlos Fernández-Vega, México SA; Pobreza a galope

¡Felicidades!, pacientes mexicanos: 27 años, cinco inquilinos de Los Pinos, 11 titulares de la Sedesol, cuatro programas de “combate” y –oficialmente– miles y miles de millones de pesos después, los indicadores de pobreza en el país prácticamente no se han movido en términos porcentuales, pero el número de depauperados se ha incrementado de forma sostenida, al igual que el de fabulosos discursos que pregonan “contundentes avances” en la materia. La fábrica de pobres, pues, a todo lo que da.

Como se ha comentado en este espacio, la estadística oficial (Coneval) documenta que en el primer bienio del actual gobierno el número de pobres por ingreso en el país se incrementó a razón de 4 mil 384 por día (alrededor de 3 por minuto) de estancia de Enrique Peña Nieto en Los Pinos, de tal suerte que de 2012 a 2014 el inventario mexicano de depauperados creció en 3.2 millones en tan lamentable situación, hasta alcanzar la cifra histórica de 63.8 millones.

Durante su reciente comparecencia en la segunda comisión de la Permanente, el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, resumió tales “logros” de la siguiente manera: “es impensable reducir la pobreza si no tenemos crecimiento en la actividad económica, y por muchos años ésta no ha crecido lo suficiente… La evolución del ingreso corriente per cápita en los 22 años pasados (a precios de 1992) se ha mantenido prácticamente igual: en 1992 las familias tenían 3 mil 500 pesos al mes y en 2014 suman 3 mil 600. Es muy difícil pensar en reducir la pobreza sistemáticamente y a largo plazo cuando tenemos poco avance del ingreso en los últimos 25 o 30 años”.